En auge, en el Totonacapan, el cultivo de maíz por la venta de hojas

Francisco De Luna

Coxquihui, Ver.-La hoja de maíz se convirtió en un buen negocio; desde hace 20 años, en las comunidades de Coxquihui, la gente cultiva este producto solo por la venta de hojas

Don Ramiro Cortés, productor de maíz, contó que el precio del grano bajó de manera considerable, pues el precio de un almud, unos ocho kilos en promedio, pasó de 70 pesos a 40 y por eso analiza que así ya no es negocio.

En tanto, los rollos del totomoxtle (hoja de maíz) tiene un precio de 15 pesos; son de 70 a 80 hojas; “ante eso no valía”, recuerda.

Dice que que como campesinos sólo tiraban o quemaban las hojas, aunque en algunas ocasiones las guardaban para envolver los tamales.

“Llegaba a costar dos pesos el rollo, después empezó a subir” hasta convertirse en una necesidad de venta.

Llegaron los compradores de ciudades vecinas como Papantla, Poza Rica, incluso del estado de Puebla y de la Central de Abastos de la ciudad de México.

El comercio del totomoxtle comenzó a popularizarse hace 15 años en las localidades de Coxquihui, como Adolfo Ruiz Cortines, Morelos, La Higuera, Piedras de Afilar, Sabanas de Xalostoc y Chihuixcruz, entre otras.

El señor Ramiro y el resto de los productores coinciden en que debido a que el precio del maíz se redujo, entonces ahora prefieren vender las hojas, incluso hay quienes se organizan para no tener intermediarios.

Trasladan el producto hacia la Central de Abastos de la ciudad de México, donde lo comercializan por paquete de 150 rollos, lo que les representa mejores ganancias.

Explicó que el totomoxtle también es transportado a Puebla, Monterrey, Tlaxcala e Hidalgo donde su utilización principal es para la elaboración de tamales, aunque también tienen conocimiento que para las colillas de los cerillos.

“Sabemos que los usan para los cerillos porque hay unos que cortan las hojas en forma de disco”, relató mientras levantaba la mazorca lograda de este año en la comunidad de Adolfo Ruiz Cortines.

Hay campesinos que siembran desde pequeñas producciones, una hectárea por ejemplo; y otros,  hasta 15 ó 20, porque de esa manera aseguran mayor comercialización de la hoja y como producto secundario, el maíz del cual recayó su precio casi 50 por ciento.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here