La vuelta a Veracruz en un teclazo

El draft partidista

Por Yamiri Rodríguez Madrid

A unos días de que inicie el mundial de futbol, la política veracruzana se asemeja más a esta disciplina deportiva.

Al igual que se hace en el mundo del balompié, en los partidos políticos el intercambio de camisetas y los fichajes están a la orden del día, sin importar que años atrás hablaban rayos y centellas del partido al que hoy pertenecen.

Ahí tiene usted, por ejemplo, a Gladys Merlín Castro y a su hija, Karla Enríquez Merlín, quien después de haber sido priistas de hueso colorado ahora son Yunistas azules.

A Gladys Merlín rápido se le olvidó lo tanto que le dio el PRI: una diputación local y una presidencia municipal, así como una candidatura, que perdió a su hija. Ahora las vemos muy sonrientes en la foto.

El mismo caso es el de Amadeo Flores Espinoza y sus reducidas huestes, quienes después de décadas de militancia tricolor, ahora son casi casi adoradores de Maquío.

Sandro Gómez, quien nunca hizo nada al frente de los jóvenes priista, también fue de los primeros en emprender la fuga en este proceso, aunque difícil se ve que en el PAN le den el mismo espacio pues, además de que la juventud ya se le está yendo para estar en estas posiciones partidistas, hay una larga fila de militantes que sí ha trabajado.

Fernando Arteaga Aponte, también salió corriendo al PES creyendo que, por fin, con la candidatura que le dieron, le hará justicia la revolución después de tantos años, aunque lo cierto es que tiene tantos mal querientes en Morena, que el fuego amigo lo puede alcanzar.

Y bien dicen que por la boca muere el pez: circula desde hace unos días un video en redes sociales de la candidata de Morena a una de las diputaciones locales en Xalapa, Ana Miriam Ferráez, durante una entrevista cuando buscaba la alcaldía por el PAN-PRD. Cuando le preguntan, en un ejercicio de agilidad mental, sobre Andrés Manuel López Obrador, responde: “Asco”. Hoy la vemos en su propaganda al lado del tabasqueño muy sonriente. Rápido se le pasó el asco, aunque esas palabras, en el remoto caso de que llegara a ganar, la perseguirán todo el tiempo.

Pero esto, como en las mejores familias, sucede en cada partido político, en cada proceso electoral, una muestra de que tenemos a muchos políticos con convicciones de veleta. Hoy aquí, mañana, el cargo dirá.

@YamiriRodríguez

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here