Hora Cero

Elección de Veracruz, entre el empate técnico y las traiciones municipales
Luis Alberto Romero
La elección para gobernador de Veracruz está mucho más cerrada de lo que habían presupuestado en el Partido Acción Nacional.
A estas alturas, cuando falta menos de un mes para la jornada electoral, lo único claro es la incertidumbre. No hay puntero evidente y podríamos decir que la contienda está muy lejos de considerarse definida.
El evento organizado este martes por el Movimiento de Regeneración Nacional en la capital del estado fue un buen termómetro para medir el impacto, la penetración de la campaña de Andrés Manuel López Obrador y, por consiguiente, las de Cuitláhuac García, Rocío Nahle y Ricardo Ahued; pero el multitudinario panista del domingo no se quedó atrás: miles de simpatizantes de Yunes Márquez y de Sergio Hernández se reunieron e impactaron a los analistas con el que hasta ahora ha sido considerado como el acto político más concurrido durante la presente campaña.
En cuanto a las encuestas difundidas hasta hoy, podríamos decir que no existe certeza alguna en cuanto al resultado de la jornada; algunas empresas dan ligera ventaja a Yunes Márquez; otras se la conceden a Cuitláhuac y unas más hablan de un virtual empate técnico. Todas, sin embargo, han coincidido hasta hoy en el tercer lugar en que se ubicaría el abanderado de PRI-Verde, José Francisco Yunes Zorrilla. Nos dicen, en ese contexto, que el de Perote se colocó ya en una posición de competencia, pero se ignora hasta qué punto estará en condiciones de pelear por la gubernatura, dado que cuenta con dos rivales sumamente fuertes: el liderazgo nacional de Andrés Manuel López Obrador, que beneficia al aspirante de Morena, y la operación del Gobierno del Estado, que jugaría a favor de Yunes Márquez.
Así, debido al nerviosismo que provocan los cerrados números de las encuestas, los estrategas de la campaña panista anunciaron con bombo y platillo la suma al proyecto de Yunes Márquez de nueve presidentes municipales de Morena, PES y PT: Huiloapan, Mixtla de Altamirano, Acultzingo, Tenejapan, Tampico Alto, Teocelo, Texhuacan, Oteapan y Las Choapas.
Dos de ellos, los de Huiloapan y Texhuacan (a través de la síndica), desmintieron su apoyo a Yunes Márquez.
No es un tema nuevo; la traición de alcaldes de otros partidos para apoyar al abanderado de PAN-PRD-MC ha estado vigente desde el inicio de las campañas.
El pasado 29 de abril, durante el inicio del proselitismo de Yunes Márquez, al menos 20 presidentes municipales de diferentes partidos se presentaron al evento panista para expresar su apoyo; entre ellos, 11 alcaldes del Partido Nueva Alianza, Alto Lucero, Chinameca, Ozuluama, Tomatlán, Hueyapan de Ocampo, Uxpanapa, Maltrata, Tlacolulan, Chumatlán, Tlacotepec de Mejía y Mecatlán; tres del PRI-Verde, Acajete, Coyutla y Atzacan; uno del PT, Las Choapas; uno más de Morena, Xoxocotla; y uno de Encuentro Social, Teocelo; así como los independientes de Coahuitlán, San Andrés Tuxtla y Tlacotalpan. No hubo priistas ni verdes.
A esa lista se suman al menos otros cinco o seis que por convicción, conveniencia o presiones diversas, decidieron abandonar sus respectivos partidos para sumarse a la campaña de Yunes Márquez.
El caso de los presidentes municipales de Panal no resulta extraño, porque todos o casi todos habrían recibido línea para olvidarse del partido turquesa y sumarse a PAN-PRD-MC. Pero los de Morena, PES y PT sí causaron desconcierto, al tomar por sorpresa a las dirigencias de esos partidos.
Pues bien, de las dos docenas de alcaldes que traicionaron a sus partidos, sólo dos desmintieron su apoyo al candidato del PAN; aun así, el golpe a Morena fue contundente, pero dejó en evidencia la falta de confianza del blanquiazul en un resultado favorable. Como sea, esos casos sólo confirman lo cerrado de la elección para gobernador de Veracruz. @luisromero85

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here