Sólo 20 por ciento de los recursos comprometidos al campo ha llegado a los productores

Francisco De Luna

Xalapa, Ver.-El 80 por ciento del presupuesto que fue autorizado en el ejercicio fiscal 2018 para los programas del campo en el estado de Veracruz no han sido entregados a los campesinos.

Los recursos llegaron a las dependencias, pero por la veda electoral el dinero está detenido, acusó el secretario general de la Central Campesina Cardenista (CCC) en Veracruz, Moisés Reyes Fausto.

Calculó que la federación destinó en promedio 800 millones de pesos, pero en el caso de CCC, son alrededor de 18 millones de pesos comprometidos ante la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) y la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol).

La Central Campesina exige que la federación pague 280 millones de pesos a productores “que es la demanda que la organización presentó en 22 estados del país”, refirió el dirigente de esta agrupación.

Dijo que el campo ha perdido poder económico en los programas pues tan sólo hace 12 años el presupuesto era de mil 200 millones de pesos y actualmente es de apenas 800 millones y de esa cantidad sólo 174 millones le corresponden a Veracruz.

En Veracruz hay unas 400 mil personas dedicadas al campo y más de 2 millones de familias que se dedican a este sector primario en un territorio que alberga a 3 mil 284 ejidos y comunidades, que representan el 40 por ciento del territorio veracruzano.

Pidió que las dependencias empiecen a dictaminar los expedientes para la entrega de recursos, “ya tenemos encima el ciclo agrícola del verano y la temporada de lluvias, pero no tenemos la certeza de cuándo se entregarán los recursos para la actividad productiva del campo”.

Manifestó que se requiere un rediseño de una política pública en donde se tomen en cuenta a los actores del medio rural y principalmente que se ubique al campo como el proveedor de alimentos para la población de México.

“Se requiere de una política que le apueste más a la producción de alimentos que consumimos, privilegiando más una política de soberanía alimentaria y no una política de importación de productos”.

Pues aseguró que ha aumentado el índice de enfermedades con la llegada de productos de otros países, productos que no tienen control de calidad, “eso fue lo que nos trajo el Tratado de Libre Comercio (TLC), la incidencia de enfermedades con la importación de productos”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here