Hora Cero

Hora Cero 

Duarte, cuando la cárcel no basta

Américo, con Meade

Luis Alberto Romero

Es sólo cuestión de horas. El ex gobernador Javier Duarte de Ochoa llegará a tierras mexicanas para responder por los señalamientos que se le imputan, mismos que van desde la delincuencia organizada hasta el enriquecimiento ilícito, pasando por el incumplimiento del deber legal y los desvíos de recursos públicos.

El ex ejecutivo estatal terminará así su vergonzoso paso por tierras guatemaltecas, donde fue exhibido como personaje de circo; basta observar su presentación ante los medios informativos de ese país de Centroamérica, una vez que fue recluido en el penal Matamoros.

Con relación al caso de Javier Duarte, este lunes por la noche las autoridades guatemaltecas confirmaron que todos los procedimientos legales para la extradición se cumplieron, por lo que el ex gobernador veracruzano ya puede ser enviado de vuelta a México… aunque también aclararon que no hay fecha estimada para concretar el proceso de extradición.

Sin embargo, de manera extraoficial ha trascendido que la extradición de Javier Duarte tardará mucho menos de lo que se piensa; de hecho, en cuestión de horas el ex gobernador de Veracruz llegaría a México para enfrentar las acusaciones en su contra.

En ese contexto, a pesar de lo que se ha especulado con relación a la cárcel a la que llegaría Duarte de Ochoa, lo más probable es que su destino sea una prisión de las consideradas de máxima seguridad, entre las que podrían estar los Centros Federales de Readaptación Social del Altiplano, antes Almoloya de Juárez y La Palma, ubicado en el Estado de México, donde están Servando Gómez “La Tuta” y Mario “El Chueco” Villanueva; Occidente, antes Puente Grande, de Jalisco, la célebre prisión de la que se fugó Joaquín “El Chapo” Guzmán; Noreste, establecido en Matamoros, Tamaulipas; y Noroeste, de Tepic, Nayarit.

Son penales que tienen un común denominador: en todos ellos hay reos que son considerados de alta peligrosidad; es decir, criminales de cuidado.

Así las cosas, Javier Duarte no llegará al penal de Pacho Viejo, ubicado en el municipio de Coatepec, Veracruz, prisión que ha recibido a dos ex gobernadores de la entidad: Dante Alfonso Delgado Rannauro y Flavino Ríos Alvarado. El antecesor de Miguel Ángel Yunes no será el tercero en esa cárcel estatal y, por tanto, no alcanzará a los miembros de su gabinete que se encuentran ahí recluidos, Arturo Bermúdez, Mauricio Audirac, María Georgina Domínguez y Francisco Valencia.

El ex mandatario llegará en las próximas horas y de inmediato la Procuraduría General de la República lo trasladará a un penal federal.

Pues bien, al margen de la captura en Guatemala, desarrollada a mediados de abril del presente año; del proceso de extradición y del traslado de Duarte a México, lo cierto es que no se puede hablar de justicia hasta en tanto el gobierno estatal no recupere los recursos públicos que fueron saqueados o desviados.

El encarcelamiento es un paso importante, pero recuperar el dinero de los veracruzanos es fundamental para que el tema no termine en un simple circo.

Américo, con Meade

Como presidente adjunto de la Federación Nacional de Municipios de México (FENAMM), el alcalde Américo Zúñiga Martínez se encuentra, este mediodía, en Palacio Nacional, en una reunión con el Secretario de Hacienda y Crédito Público, José Antonio Meade Kuribreña. Alcaldes de esta agrupación y también de la Conferencia Nacional de Municipios de México (CONAMM), plantean la agenda municipalista al encargado de los dineros públicos del país. Entre otros temas, abordan el fortalecimiento de los Ingresos Municipales, la estrategia de ordenamiento del impuesto predial, la regulación del endeudamiento municipal y el Presupuesto de Egresos de la Federación 2018 para Municipios. @luisromero85

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here