Hora Cero

IVEC, crisis económica y de comunicación

Luis Alberto Romero

En política de comunicación social institucional, reza el manual, siempre se debe decir lo que se hace, nunca lo que no se puede realizar.
El librito de marras lo debió leer o alguien se lo debió recomendar a Enrique Márquez Almazán, director del Instituto Veracruzano de la Cultura (IVEC), en una reciente conferencia de prensa, en la que anunció que se cancelaban las actividades artísticas de la Feria Nacional del Libro Infantil y Juvenil de Xalapa.
Su argumento fue válido, lógico y entendible; todos sabemos de la crisis económica por la que atraviesa el Gobierno del Estado, organizador de este evento.
Su razonamiento también fue claro, al señalar que la capital es sede de innumerables expresiones artísticas que muchas veces chocan o se enlazan entre sí.
Como consumidores de eventos culturales y artísticos, muchas veces los xalapeños tienen que decidir entre una obra de teatro o un ciclo de cine; entre una exposición pictórica o una fotográfica; entre un concierto de música clásica o uno de música popular o folclórica.
Las expresiones artísticas institucionales e independientes son variadas en la ciudad; lo mismo puede uno encontrar obras magistrales en La Caja, allá por la zona universitaria —enfrente del restaurante La Pérgola— que en Revolución 307, en el Foro Teatral Área 51 o en Magnolia 126 Altos, sede de Espaciovacíoforo, Centro de producción escénica.
Y así, en música lo mismo la gran sala Tlaqná, sede de la Orquesta Sinfónica de Xalapa, que en el Teatro del Estado o la recién remodelada Iniciativa Municipal de Arte y Cultura (IMAC), pasando por los foros abiertos de El Ágora, el Parque Juárez, Los Berros o la Plaza Xallitic.
Si algo caracteriza a Xalapa son justamente sus artistas, sus espacios artísticos y las múltiples expresiones culturales.
En eso tuvo toda la razón Enrique Márquez Almazán, un joven que se formó aquí, en la calle Zamora, sede del Centro de Iniciación Musical Infantil (CIMI), en la Facultad de Música; y que se perfeccionó como ejecutante de viola en la Academia de Artes de Interlochen, Michigan.
Licenciado por la Universidad de Indiana, en Bloomington y Maestro en la Escuela de Música de Manhattan, en Nueva York, Enrique Márquez no para por experiencia musical y trayectoria, pero le fallaron sus clases de comunicación social.
El maestro en Política Cultural y Administración por la Universidad de la Ciudad de Londres, así como en Educación por la Universidad de Harvard, que fue consultor en la Universidad de Boston y fundador de Music Education for Social Development Agency (MESDA), debió callar.
Como en la música, debió haber marcado varios compases con un calderón de un gran silencio, para no referirse al tema de la suspensión de actividades artísticas.
En cambio, pudo haber explicado ampliamente lo que la Feria del Libro ofrecía a propios y extraños y en todo caso, debió sumar las iniciativas tanto del Ayuntamiento de Xalapa como de grupos independientes, que realizan actividades artísticas en la ciudad, como el Cuarto Festival de Tunas Femeniles, el Festival Nacional de Música Infantil y Juvenil “Las Notas de Guido” y el Verano de Títeres que organizó el Grupo Merequetengue.
¿Que no había presupuesto para las actividades artísticas? Ahí están, al menos tres, de proyección nacional, con presencia de artistas internacionales, que bien pudieron sumarse a la agenda de la Feria Nacional del Libro Infantil y Juvenil de Xalapa 2017.
Pero bueno, ya fuimos testigos del golpeteo mediático al que fue sometido este joven artista, quien mostró su falta de pericia y también de iniciativa para enfrentar una situación en medio de la crisis.
Es de sobra conocida la vieja frase de que podrá haber crisis de recursos materiales o económicos, pero nunca esta situación debe ser más fuerte o poderosa que la crisis de ideas. @luisromero85

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here