Sin apoyo de Semarnat y Profepa una familia trata de salvar a tortugas de la extinción

Francisco De Luna/ Hora Cero

Alto Lucero, Ver.- Los integrantes del campamento tortuguero en la comunidad de Boquilla de Piedra, municipio de Alto Lucero, carecen de las herramientas necesarias para la protección a estas especies.

El presidente de la organización “El Ensueño”, Crescencio Sosa Lagunes, contó que las dependencias como Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) o la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), se desentienden de estas acciones.

Para el cuidado de las tortugas son toda una familia quienes se encargan de vigilar y protegerlas para que lleguen a desovar a las playas y asegurar que cuando eclosionen la mayoría puedan ingresar al mar.

Pero para toda esta labor, es necesario contar con cuatrimotos para recorrer los más de 15 kilómetros que integra la zona donde arriban los quelonios. Sin embargo, cuentan con un solo vehículo, que ya presenta fallas.

A pesar de la gran labor ecológica que realizan, no cuentan con lámparas, botas e impermeables, que son materiales necesarios porque la mayoría de las veces las tortugas llegan durante las noches.

Lo primordial sería que las siete personas contaran con estos equipos porque son la parte medular de los trabajos en el campamento y son quienes salen al apoyo de las tortugas en horarios de 10:00 de la noche hasta las 07:00 de la mañana.

“Profepa sólo quiere los reportes y vienen a poner sus reglas, pero no vienen a apoyar ni nada, ni vienen con nosotros. Ellos sólo se paran el cuello en la oficina, ellos nunca vienen para acá y llegan a querer regañar a uno”, dijo Crecencio.

Por esa razón el Presidente del Campamento Tortuguero pide que por los menos esos funcionarios también acudan a realizar los recorridos y verifiquen verdaderamente cómo se llevan a cabo las maniobras.

Cuenta que trabajar con las tortugas implica ser muy cuidadosos en no maltratarlas, pues hay especies como la Lora que llegan a pesar 180 kilos y para colocarles chips de monitoreo es necesario levantarla hasta con cinco personas “y te puede dar un aletazo porque también se defienden”.

Cada temporada que es de aproximadamente seis meses –comienzan en marzo y concluye en septiembre- llegan a estas playas de Boquilla de Piedra alrededor de 600 tortugas

El promedio de huevos que pone cada una de ellas es de entre 150 y 170, aunque de estos huevos apenas el 50 por ciento se logran, aunque también la otra parte complicada es cuando los bebés intentan llegar a las aguas.

Se enfrentan a los depredadores como las gaviotas, pero su enemigo más poderoso es el “cangrejo peludo”, una especie chica pero que al usar sus tenazas sujeta a las tortuguitas del pescuezo o las aletas hasta sangrarlas para después arrastrarlas a sus nidos.

Otro de los problemas que les preocupa a los protectores de tortugas, es que la comunidad se está quedando sin playa, pues el mar extiende sus olas hacia la arena donde ocurre la anidación.

Eso, al igual que la basura que llega a las aguas forman grandes barreras que impiden el paso de las diferentes especies de tortugas y eso ha provocado que disminuya el arribo de los quelonios tal y como ocurre este año.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here