Angustia e incertidumbre de campesinos damnificados por el huracán Franklin

Francisco De Luna / Hora Cero

San Rafael, Ver.- Don Ecliserio Libreros Domínguez sostiene unos lazos y el machete. Está dentro de la zona devastada. Su única fuente de empleo es el cultivo de plátano; desde la madrugada del jueves 10 de agosto, las matas quedaron tiradas con las hojas destruidas y el fruto echado a perder.

Él, al igual que decenas de trabajadores, está con sus ropas salpicadas con manchas de color café por la resina de las matas de estos cultivos; los productores de dicho fruto tratan de rescatar algo de la cosecha –esa que ahora está en el piso como doblegada por la naturaleza-.

Este productor tiene una siembra pequeña de tres hectáreas, aunque asegura que los daños son significativos porque la inversión por cosecha asciende a 20 mil pesos, gastos que, lamenta, no podrá recuperar este año.

 

Lo que se avecina: plagas y desempleo

Pero la tragedia comienza a escalar. Se avecina desempleo, carencia de dinero y hasta posibles plagas, explica la señora Irene Rodríguez, de la comunidad de El Guayabal.

Ellosm además de vivir de las cosechas, también venden las hojas de plátano de la especie conocida como “dominico”, que se comercializa en los municipios de Martínez de la Torre, Tlapacoyan, Vega de Alatorre y Nautla.

Cuando doña Irene platica, su voz pareciera estar a punto del llanto, pues la súplica es que el Gobierno del Estado de Veracruz, atienda de manera urgente los daños y los apoye con programas de empleo temporal.

Es el único sustento económico de su familia. Su esposo se quedará sin empleo durante los próximos siete meses; “incluso algunos jornaleros ya hasta planean migrar del pueblo en busca de otros trabajos”.

Y es que además del plátano, algunas familias se dedican a la venta de las hojas. Cada rollo tiene 50 hojas y lo venden hasta en 15 pesos –pero ahora ni eso podrán sacar a la venta porque todas quedaron desgajadas-.

 

Punteros en la producción

La producción anual de plátano en San Rafael es de 1 millón de toneladas aproximadamente, informó el comisariado ejidal de “13 de Diciembre”, Andrés Chávez Pineda.

Esta cifra coloca a este municipio en el cuarto lugar de cosechas del fruto a nivel nacional y en primero en el Estado de Veracruz, afirman los campesinos, quienes muestran la angustia de ver los destrozos que dejaron los vientos de Franklin.

Estas producciones son enviadas a todas las centrales de abasto del país, aunque los mayores compradores son Ciudad de México, Puebla y Tamaulipas, mientras que en Veracruz lo son las ciudades como Poza Rica, Córdoba, Xalapa y Orizaba.

 

Los precios

Los productores perciben entre 40 y 50 centavos por kilogramo de plátano, mientras las tiendas ofertan el fruto en 10 pesos al público, refieren los lugareños.

Cuando mejor les iba, vendían el kilo en cinco pesos; sin embargo esa tarifa les duró un mes porque el huracán dañó todos los plantíos.

De momento, todas las pencas están perdidas y por lo tanto en la siguiente producción, que sería hasta 2018, se abaratará aún más de lo que ya está, indica don Ecliserio.

 

Los censos

Por el momento y a cuatro días de los daños, se continúa el censo. Los productores recorren la zona de impacto por Franklin donde la escena es desoladora.

Exigirán que se apliquen los seguros para catástrofes y acudirán éste lunes a la Secretaría de Desarrollo Agropecuario Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) para entregar la documentación y evidencias de cómo quedaron tras el paso del huracán.

Guillermo Piña Mina, dirigente campesino del lugar, expuso que la pérdida es total en las mil 200 hectáreas y calculan afectaciones a poco más de 200 millones de pesos.

“No sólo los productores pierden, porque va a generar todo un largo periodo de desempleo pues se pierden los cultivos de donde vive mucha gente en el jornal. Es una situación de desastre a pesar de que se diga que no hay, es claro cómo quedaron dañados los plantíos”.

 

El gobierno del cambio

Para el comisariado ejidal de “13 de diciembre”, Andrés Chávez Pineda, se trata de una falta de respeto e irresponsabilidad del gobierno estatal que San Rafael no sea catalogado como municipio de desastre.

“Se trata de una fuente de alimentación porque el campo es lo que mantiene a los pueblos. El pequeño productor va desapareciendo”, dijo al tiempo que señalaba hacia ese panorama donde los platanares quedaron tirados entre pencas y hojas desgarradas.

Emilio Bordonabe Domínguez, director del Fomento Agropecuario de San Rafael, explicó que a pesar de la visita de funcionarios estatales y federales a la zona platanera “nos dicen una cosa y luego otra. Nos dijeron que estábamos dentro del seguro y horas más tarde nos indicaron que San Rafael no está contemplado”.

Pero al ver la magnitud del daño, los productores iniciarán todos los trámites necesarios para alcanzar los beneficios, pero en caso contrario iniciarán movilizaciones a nivel estatal.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here