Plan Veracruzano de Desarrollo, en asuntos de vida y familia, es una auténtica amenaza: Arquidiócesis

Redacción

Mediante su comunicado dominical, la Arquidiócesis de Xalapa lanzó una fuerte crítica contra el Tomo VII del Plan Veracruzano de Desarrollo, así como contra las iniciativas que se han discutido en la Legislatura del Estado en materia de familia y derecho a la vida.

Señala el comunicado que algunos “ideólogos” de la Universidad Veracruzana “redactaron un plan anti-vida y antifamilia claramente tendencioso que lejos de ayudar a resolver los problemas de nuestro Estado, sólo contribuye a su descomposición”.

A continuación, el comunicado de la Iglesia Católica:

 

Un plan antivida y antifamilia

Este 19 de agosto de 2017, en la ciudad de Xalapa, se llevó a cabo la SEGUNDA MESA DE ANÁLISIS para definir LA RUTA POR LA VIDA Y LA FAMILIA EN VERACRUZ. Más de 60 Asociaciones Civiles y grupos organizados, así como un copioso grupo de expertos a favor de la vida y la familia, asociaciones profesionales y ciudadanos comprometidos se dieron cita en esta ciudad capital para hacer un análisis profundo del TOMO VII del PLAN VERACRUZANO DE DESARROLLO (PVD).

Además de revisar la estructura, se hizo un análisis filosófico antropológico para conocer los presupuestos que están detrás de este documento que inspira algunas políticas públicas del Estado de Veracruz en asuntos de vida y familia; muy aleccionador resultó el análisis semántico de los principales conceptos. Cuando se publicó, el Plan Veracruzano de Desarrollo 2016-2018 fue presentado como “Punto de arranque de una nueva era”, el Congreso del Estado lo aprobó el 29 de noviembre de 2016. Todo indica que los que lo aprobaron no hicieron una buena labor de discernimiento.

El volumen VII de este plan que corresponde a la Vida y a la Familia se tituló “reforzar la equidad de género, minorías y cuidado de familias”. A cuatro meses de haberse reformado el artículo 4º de la Constitución Política de Veracruz, donde se protege la vida desde el momento de la fecundación hasta su muerte natural, ya se estaba anunciando nuevamente una reforma para modificarlo; miles de voces veracruzanas representadas en esa reforma ahora vienen negadas por unos cuantos “ilustrados”; además de promover un proyecto de reingeniería social con desplazamientos semánticos sobre la familia y el matrimonio. Algunos académicos de la Universidad Veracruzana indebidamente se presentaron como la voz y voluntad de los veracruzanos y dibujaron el nuevo rostro de nuestro estado para imponer una agenda extranjera.

Con el supuesto de una consulta popular cuya metodología resulta muy dudosa, algunos “ideólogos” de la Universidad Veracruzana redactaron un plan anti-vida y antifamilia claramente tendencioso que lejos de ayudar a resolver los problemas de nuestro Estado, sólo contribuye a su descomposición. Lo perverso de este proyecto es que se presentó como la panacea que daría respuesta a las necesidades de los veracruzanos en asuntos de familia y de vida. El análisis meticuloso de este volumen VII del PVD lleva a la conclusión de que este plan cristaliza los intereses de una agenda mundial y extraña que no responde a los intereses, necesidades y aspiraciones de la sociedad y de las familias veracruzanas. Estamos frente a un colonialismo radical que pretende imponer el pensamiento único con una nueva reinterpretación de términos.

El Estado de Veracruz pasa por una crisis muy severa. Los grandes problemas de violencia, pobreza extrema, atención en el cuidado de la salud y desempleo no se ve para cuando tengan una respuesta efectiva que ofrezca tranquilidad y esperanza a la gente. La situación se agrava porque se están instrumentando ataques a las instituciones familiares desde varios frentes, pues ahora, a través de una reforma integral del Código Civil y con la farsa de una consulta ilegal, se pretende prácticamente legalizar el asesinato de los niños, vaciar de contenido la institución familiar con el divorcio incausado y lastimar la institución del matrimonio natural.

A partir del análisis de los postulados y el lenguaje del Volumen VII del PVD, se concluye que las iniciativas en contra de la vida y la familia natural, que se presentaron recientemente en el Congreso del estado ya se encuentran ahí señaladas. Por lo tanto, no podríamos hablar simplemente de coincidencias gratuitas, más bien de una perversa planeación que va más allá de dos años y que sienta las bases para que el Estado de Veracruz se convierta en un continuo agresor de la familia y de la vida humana.

El Tomo VII del Plan Veracruzano de Desarrollo, en asuntos de la vida y la familia, es una auténtica amenaza para las familias y las personas veracruzanas. A través de un lenguaje de “términos no acordados” que se asumen como verdades absolutas se pretende imponer los postulados de la Ideología de Género que destruye a la persona.

Pbro. José Manuel Suazo Reyes

Director Oficina de Comunicación Social

Arquidiócesis de Xalapa

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here