En riesgo, 16 departamentos en la colonia Lerdo de Tejada de Xalapa

Francisco De Luna / Hora Cero

Xalapa, Ver.- La extracción de cientos de toneladas de piedra en la colonia Sebastián Lerdo de Tejada ha generado daños a 16 departamentos que se ubican entre la avenida Lázaro Cárdenas con calle Chapultepec.

Se trata de un cerro que ahora ha quedado al ras de la avenida, y ha dejado un boquete entre bardas y cimientos de los edificios adjuntos de donde desde hace 15 años han sido sacadas innumerables cargas de camiones de volteo. Desde hace más de seis años las familias vecinas iniciaron un proceso legal para impedir que continúen las afectaciones.

Fue así como solicitaron la intervención de las autoridades municipales para que se verifiquen las condiciones en las que son extraídas estas piedras, si existe o no autorización por parte de las dependencias ambientales, pero hasta la fecha no hay respuestas.

Sin embargo, Protección Civil no ha hecho el dictamen del posible deterioro causado a los edificios Chapultepec 1 y 2. En estas propiedades los habitantes indican resentir vibraciones cuando trabaja la maquinaria pesada que extrae el material rocoso.

Los vecinos consideran que además de los daños ecológicos, existen afectaciones en sus propiedades.

Antes era un cafetal, pero al ir sacando las piedras se fue reduciendo hasta quedar el hoyo el cual se aprecia desde cualquier ángulo de la colonia o la carretera.

Los vecinos desconocen a quién pertenece el predio, aunque algunos en las investigaciones que han realizado les indican que es propiedad de la empresa JR; otras versiones dicen que en ese lugar se construirá un hospital.

Los siete días de la semana trabaja la maquinaria y es un repicar y vibraciones constantes que han dejado al borde a los cimientos del edificio Uno, parte que ha sido mayormente excavada.

Ya hay daños sobre la calle Chapultepec donde las bardas se han fracturado; ahora el hoyo ha quedado a más de cuatro metros de profundidad.

Los vecinos lamentan que las autoridades municipales no informen sobre las acciones que se ejercen en esta área, “Principalmente porque nos afecta demasiado. Todo el día es un ruido infernal, que no cesa en ningún momento. Empiezan a las seis de la mañana y terminan hasta las ocho de la noche”, se quejaron.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here