Crece inconformidad en torno a mina Caballo Blanco; Sedema promete apoyo

Francisco De Luna / Hora Cero

Xalapa, Ver.- La explotación de la mina “Caballo Blanco” representa riesgos por su cercanía con Laguna Verde y por sus proximidad a la costa, reconoció la secretaria de Medio Ambiente (Sedema), Mariana Aguilar López.

Por esa razón la postura de Sedema ante el proyecto minero del municipio de Actopan es defender el interés de los veracruzanos, con base a la opinión de los académicos y de los movimientos sociales que se han generado a raíz de la defensa del entorno ecológico.

“Tenemos que hacer un gran trabajo legislativo federal porque estamos revisando la ley de minas, sabemos que no hay mucha experiencia de este tipo en costas como se pretende en Veracruz”, dijo la funcionaria.

Aguilar López dijo que la información que reúnen en Sedema para fijar un posicionamiento legal es conocer la cercanía con la termoeléctrica, el tiempo de la vegetación, el cambio de uso de suelo, incluye la opinión de las asociaciones civiles.

Agregó que aunque no son la instancia para determinar si continúa o no la mina, reconoció que sí pueden emitir opiniones de suma importancia para la federación.

Dijo que el gobernador cuenta con todos los elementos necesarios para fijar un posicionamiento con toda la información sobre la salud, del medio ambiente “y escucharnos”.

El proyecto está ubicado en los municipios de Actopan y Alto Lucero, a tres kilómetros de la Central Nucleoeléctrica de Laguna Verde. Consiste en el aprovechamiento de un yacimiento de oro mediante un tajo a cielo abierto, y proyectan extraer 100 mil onzas anualmente, durante un periodo de entre seis y diez años.

Para ello, sería necesario movilizar diariamente cerca de 30 mil toneladas de tierra y consumir alrededor de 3 mil metros cúbicos de agua de los mantos acuíferos de Actopan, así como emplear mil 500 toneladas de cianuro de sodio al año.

Estos datos son de acuerdo a las declaraciones e información que han proporcionado grupos ambientalistas e investigadores, para oponerse a “Caballo Blanco” por considerarlo un atentado contra el medio ambiente.

En ese proyecto está a cargo la empresa canadiense Gould Group Mining  a la cual los investigadores han determinado que la manifestación de impacto ambiental que sometió ante Semarnat se trató de una evaluación con inconsistencias, omisiones y sobre –los activistas- alertaron sobre los grandes riesgos que esta mina representa para la conservación de la biodiversidad y para la salud de la población local.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here