Bastó una pregunta para el director del COBAEV