Mina “Caballo Blanco” cambia de nombre, ahora se llama “La Paila”; ya la explotan

Francisco De Luna / Hora Cero

Xalapa, Ver.- La mina Caballo Blanco cambió de nombre; ahora es “La Paila”, pero sigue siendo igual de peligrosa para el entorno ecológico de los municipios de Actopan y Alto Lucero, denunciaron los integrantes de La Asamblea Veracruzana de Iniciativas de Defensa Ambiental (Lavida).

De Gould Group pasó a manos de “Candelaria Mining” y “Almaden Minerals”, empresas canadienses que han comenzado a operar en la zona, informó la activista Leticia Valenzuela.

El 17 de agosto de 2017 la Dirección General de Impacto y Riesgo Ambiental de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), publicó en la Gaceta Ecológica un extracto del proyecto al cual le asignó la clave 30VE2017M0136.

Estas minas se ubican en los territorios de los municipios de Alto Lucero y Actopan, mismas que son operadas por las empresas trasnacionales.

“Caballo Blanco nunca se fue”, dijo Guillermo Rodríguez Curiel, integrante de Lavida, quien también se pronunció contra el proyecto que ahora ha hecho modificaciones hasta en la razón social.

Esto ha generado temor, pues los empleados de las mineras mantienen las amenazas contra los pobladores para que permitan las maniobras, denunciaron públicamente los activistas en su visita a la ciudad de Xalapa.

Además, dieron a conocer que no sólo se trata de “La Paila”, también hay otra que pretende ser explotada y lleva por nombre “El Cobre” y también está muy cerca de Laguna Verde.

“El polémico proyecto de explotación minera a cielo abierto, antes denominado Caballo Blanco, ha regresado”, sólo que ahora con modificaciones pues su nombre ahora es “La Paila” y pertenece a la Minera Caballo Blanco, subsidiaria de la empresa canadiense Candelaria Mining.

Con esto se hizo público que el proyecto está siendo evaluado en materia de impacto ambiental “y que el Gobierno tiene en sus manos la posibilidad de convertirse como lo fue en 2012 en el gran amparo de las personas y biodiversidad que habitamos este territorio”.

Los integrantes de Lavida entregaron documentos a la oficialía de partes del Gobierno de Veracruz dirigido al gobernador, Miguel Ángel Yunes Linares, donde exigen que no se permita que continúen los trabajos de las minas, ya que además de poner en riesgo los trabajos de la nucleoeléctrica de Laguna Verde, provocará daños ecológicos serios, sostuvo Leticia Valenzuela, de Lavida.

Con el proyecto de las mineras se prevé la muerte de cientos de plantas y árboles endémicos, lo que impactará también en el equilibrio ecológico de varias otras regiones de la entidad.

Pidieron que el Gobierno de Veracruz se niegue al proyecto, al señalar que habrá un gran número de desempleos en la zona, ya que terminarán con la actividad agrícola y ganadera de la zona.

Dijeron que han hecho registros de las actividades de ambos proyectos y exigieron a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) también hagan las investigaciones ya que estas mineras han hecho trabajo de barreno lo que ha afectado al polígono de la nucleoeléctrica.

 

Los datos

De acuerdo a las declaraciones e información que han proporcionado grupos ambientalistas e investigadores: El proyecto está ubicado en los municipios de Actopan y Alto Lucero, a tres kilómetros de la Central Nucleoeléctrica de Laguna Verde.

Consiste en el aprovechamiento de un yacimiento de oro mediante un tajo a cielo abierto, y proyectan extraer 100 mil onzas anualmente, durante un periodo de entre seis y diez años.

Para ello, sería necesario movilizar diariamente cerca de 30 mil toneladas de tierra y consumir alrededor de 3 mil metros cúbicos de agua de los mantos acuíferos de Actopan, así como emplear mil 500 toneladas de cianuro de sodio al año.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here