La primaria “Bismarck Ánimas”, de Xalapa, en riesgo inminente de colapsarse

Francisco De Luna / Hora Cero

Xalapa, Ver.-El miedo en la escuela primaria “Bismarck Ánimas Hernández” es colectivo. Alumnos, padres y profesores cuentan que la infraestructura del plantel es frágil y podría derrumbarse. Sus techos están agrietados y los muros tienen separación con pisos, cancha y banquetas.

Se ubica en la calle Saturno de la colonia Arroyo Blanco, en la ciudad de Xalapa. La matrícula es de 100 estudiantes, entre ellos diez de educación especial, quienes corren peligro por los desperfectos.

La presidenta de la Asociación de Padres de Familia, Zughey Victoria López, dijo que el plantel se cae a pedazos, algunas fracturas se traslucen y amenazan con tirar parte de las construcciones.

Reconocen que aquí ya había daños, pero los temblores del 7 y 19 de septiembre empeoraron las afectaciones del inmueble, por esa razón los padres tomaron la decisión de que sus hijos no se presenten a clases por el temor de una tragedia.

Por eso exigieron a Espacios Educativos de la Secretaría de Educación de Veracruz (SEV), así como a las autoridades estatales y municipales que el plantel sea rehabilitado en su totalidad.

“Todo el inmueble tiene desperfectos; hay grietas en paredes, techos, pisos, banquetas, barda y en la cancha”, comentó la directora Elba Salazar quien también lo mismo que los maestros respaldan a los papás para mejorar a la primaria.

La vocal, María Eugenia Cárcamo Castillo explicó que los deterioros crecieron y fue necesario dejar de utilizar dos salones como el de cuarto grado y primero.

Esta semana acordaron desocupar otros dos; por lo tanto serán cuatro aulas que dejarán de funcionar. Sólo estarían trabajando en dos refirió María del Rocío Guzmán Villegas, secretaria de la Asociación de Padres de Familia.

La escuela es atendida por 15 maestros, quienes también están preocupados por las condiciones de riesgo, ya que el revoque de los techos comenzó a pulverizarse y se desprende por partes. Las varillas se asoman oxidadas y carcomidas.

En el exterior los pisos se han partido, incluso las banquetas se han separado de los muros, mientras que en el pasillo adjunto a la barda el concreto se ha levantado. Uno de los docentes mostró con un palo cómo al colocarlo en la grieta de se hunde casi un metro “pensamos que hay un socavón”, refiere.

Aunque la escuela no es tan antigua, pues sólo tiene 33 años de construida, la ubicación del edificio, que es sobre una loma, ha resentido asentamientos lo que ha perjudicado a los seis salones.

Durante el recorrido los profesores y papás mostraron cada una de las fisuras que tienen los salones y algunas están muy marcadas y por eso optaron que se suspendieran las clases.

El terreno de la escuela es 847 metros cuadrados y es necesaria la construcción de una barda perimetral para que no haya deslizamientos y de esta manera impedir que la tierra siga desmoronándose y genera socavamientos.

Los daños comenzaron a ser notorios desde el año 2015 y los reportaron a la SEV, entonces fueron incluidos al programa de “Escuelas de Calidad” en 2016, sin embargo desde esa fecha los recursos no se los han entregado al plantel y por lo tanto no han podido ser aplicados.

“Es un momento crucial en el que Espacios Educativos ya atienda a esta escuela”, reclamó la directora de la escuela Bismarck Ánimas Hernández.

Los padres advirtieron que en caso de que Protección Civil y las autoridades municipales no acudan a la inspección en el transcurso de la semana, cerrarán los dos carriles de la avenida Adolfo Ruiz Cortines.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here