Estudiantes de la UV recolectan envases PET para construir casas de damnificados

Redacción Hora Cero

Estudiantes de la Facultad de Ingeniería Química (FIQ) de la Universidad Veracruzana (UV) región Xalapa, solicitan a la comunidad universitaria y población en general la donación de envases PET limpios y en buen estado, con el fin de ayudar en la construcción de viviendas para familias afectadas por los recientes sismos ocurridos en el país.

Los universitarios son integrantes de la Sección Estudiantil del Instituto Mexicano de Ingenieros Químicos (SEIMIQ), y de esta forma se suman a la iniciativa surgida en Querétaro, denominada Viviendas Emergentes (Viem), para reunir una gran cantidad de botellas de plástico y así cumplir con dos objetivos fundamentales: reducir la contaminación causada por este tipo de material y emplearlo en una buena causa como es la construcción de viviendas emergentes.

María Fernanda Vázquez Quintero, alumna de séptimo semestre de este programa educativo (PE), comentó que en la UV esta iniciativa surgió hace una semana y gracias al respaldo de la Coordinación de Asuntos Estudiantiles, lograron construir –con materiales reciclables–  seis contenedores para el depósito de los envases PET.

Por tal motivo, solicitó a la comunidad universitaria y público en general que deseen sumarse a esta tarea, donar los recipientes en buen estado, con tapas, sin haber sido aplastados y sin hoyos, de preferencia a partir de un litro en adelante.

Según lo explican, las botellas se rellenan con caucho, arena y escombros de las casas destruidas; posteriormente, se acomodan una sobre otra y se sellan con cemento y adobe; al final se recubren con cemento y pueden ser pintadas de cualquier color.

A pesar de que son construidas con envases de plástico, las casas no son flamables. Incluso han sido evaluadas por Protección Civil, instancia que ha corroborado que son antisísmicas, impermeables y aislantes. El tiempo de vida útil de las viviendas dependerá del mantenimiento y cuidados que reciban, pueden durar hasta 30 años.

Las viviendas emergentes medirán entre 60 y 64 metros cuadrados, utilizándose alrededor de 80 botellas por metro cuadrado.

Como ingenieros químicos saben del impacto al medio ambiente que provocan los materiales de plástico, pues tardan de cien a 120 años en desintegrarse mientras no estén expuestos a radiación solar.

Una vez reunida una gran cantidad de recipientes, integrantes de la organización civil Viem recogerán en la UV las donaciones para trasladarlas a los centros de acopio o a los estados más cercanos afectados por los recientes terremotos y así iniciar la construcción de las viviendas.

Una aspiración de los universitarios es que esta iniciativa se quede de forma permanente en la Universidad Veracruzana, y en un futuro beneficiar a familias veracruzanas en situación de extrema pobreza en la construcción de sus viviendas.

 

 

 

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here