La vuelta a Veracruz en un teclazo

Veracruz, con varicela
Por Yamiri Rodríguez Madrid
Es una pena, que un estado tan rico, con una ubicación privilegiada, siga en el abandono por parte de las autoridades. Basta transitar por cualquier calle, avenida o carretera para darse cuenta de esto, pues los baches, lo mismo en colonias populares, fraccionamientos o carreteras de alto aforo, son una constante.
Hace casi dos meses, la carretera Naolinco-Misantla literalmente se partió, por lo que la Secretaría de Infraestructura y Obras Públicas (SIOP), habilitó un paso provisional, mismo que sigue funcionando y, a decir de los automovilistas, no tiene ni para cuando arreglen. Peor aún es el temor de que las lluvias que aún se esperan durante este mes, se lleven también ese improvisado camino, dejando incomunicados a miles de habitantes.
Lo mismo sucede con la carretera Xalapa-Coatepec; un socavón se tuvo que registrar, para que finalmente dieran el banderazo de reconstrucción de la arteria, aunque dicen que en 101 días quedará concluida, quienes por ahí transitan se hacen en una hora un recorrido de solo 14 kilómetros debido al cierre obligatorio de dos carriles, por lo que su viacrucis será prolongado.
Pero los vecinos temen que se dé además un paro de la obra, a consecuencia de las molestias que ha causado la introducción del gasoducto que llegará hasta La Orduña, donde está asentada la Nestlé, por lo que ya un diputado local, José Manuel Sánchez, ha solicitado se detenga en específico esa acción. No tardando llegarán los vecinos de las localidades de Coatepec, a bloquear el paso de las maquinarias y, entonces sí, que Dios agarre confesados a los miles que por ahí transitan.
Y circular por las calles de Xalapa es como si manejara usted en un simulador virtual intentando esquivar los hoyos, mismos que han sido la causa de varios accidentes automovilísticos: Rébsamen, el Circuito Presidentes, Américas y Lázaro Cárdenas, de las más afectadas. Circule usted por Querétaro, Aguascalientes, Puebla o cualquier otra capital, y verá el contraste con Xalapa.
Pero el resto de las grandes ciudades veracruzanas están en las mismas a consecuencia de las malas condiciones de la carpeta asfáltica. Si bien, muchas de las calles fueron construidas o reconstruidas por sus antecesores, con pésimos materiales que cobraron como si fueran arterias suecas, tampoco hay voluntad por echarle por lo menos un poco de escombro a los hoyancos para que ahí no se revienten llantas ni se queden las suspensiones.
Así, las vías de comunicación todo nuestro estado, están como cuando la varicela deja estragos en alguien: lleno de hoyos que parecen ya inocultables.
@YamiriRodríguez

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here