Ríos contaminados en Veracruz, un problema que nadie quiere ver

Redacción Hora Cero

La semana anterior, la estudiante de la Universidad Autónoma de México (UAM), Esperanza González Hernández, dijo que la agroindustria azucarera que vierte químicos dañinos en los afluentes de los ríos Atoyac y Río Blanco en la zona centro de la entidad, ha provocado la contaminación de esas aguas, enfermedades crónicas y hasta la muerte de varias personas de los municipios asentados en sus márgenes.

Esperanza, que es estudiante de Geografía Humana de la UAM, dijo lo anterior durante su participación en el III Coloquio “La caña de azúcar: dinámicas sociales y espaciales ayer y hoy”.

La joven agregó que actualmente algunos pobladores enfrentan insuficiencia renal y hay casos de cáncer debido a la contaminación de los ríos.

“En 2013 se contabilizaron 50 casos de males renales crónicos en la comunidad de Mata de Tigre que sólo tiene 250 habitantes, pero la cifra aumentó en este 2017, según nos han reportado los pobladores, porque no hay un estudio de las autoridades sobre los casos”, indicó la universitaria.

Dijo que la Comisión Nacional del Agua (Conagua) ha encontrado altos niveles de contaminantes como nitratos en las aguas de estos ríos, a consecuencia de la actividad cañera y el vertimiento ilegal de vinaza; esto es, aguas residuales de la industria.

La universitaria pintó un panorama desolador para la población que vive en las márgenes de esos ríos. Pero como sucede en estos casos quedó en la denuncia.

Esta es la enésima vez que se hacen señalamientos sobre la contaminación de los ríos, pero esos señalamientos no encuentran eco entre las autoridades encargadas de atender este grave problema que de seguir creciendo, se puede convertir en asunto de seguridad estatal y nacional.

 

En el ranking mundial

Desde hace varios años se ha alertado sobre el problema de contaminación no sólo en los ríos Atoyac y Blanco, sino en prácticamente todos los de la entidad veracruzana.

El 1 de enero de 2010, Alejandro De la Madrid, presidente de la Fundación Salvemos el Agua, dijo que en Veracruz se localizan dos de los ríos más contaminados de México: el Coatzacoalcos y el Río Blanco. En el caso del Río Blanco, ha sido ubicado hasta en los ranking mundiales por su alto grado de contaminación y su afectación la salud de la población, cultivos y todo el entorno.

Y es que, independientemente de los residuos tóxicos que se vierten en su afluente, el Río Blanco, se ha convertido en un depósito de basura de varios municipios de la zona. Los pocos peces que se logran pescar no son aptos para el consumo, pero aún así la gente lo consume lo que les ha provocado enfermedades e incluso la muerte.

El ambientalista De la Madrid agregó que la contaminación de esos ríos se debe en gran medida a los desechos contaminantes de las industrias, pero también a la irresponsabilidad ciudadana.

Reprobó que en Veracruz existan muy pocas plantas de tratamiento, cuando hay más de 22 mil poblaciones en todo el estado y de éstas, menos del 10 por ciento tratan sus aguas negras, lo cual es indispensable para frenar las descargas residuales a los mantos acuíferos.

Por su parte la bióloga marina Amanda López, dijo que no existe en Veracruz una cultura de cuidado de las playas, ríos, lagos y lagunas. “Hay comunidades donde la gente arroja todo tipo de desperdicios, incluidas materias fecales, a los cuerpos de agua como arroyos o arroyuelos. Y casi en el mismo sitio donde vertieron esos deshechos, lavan sus trastos y su ropa. En mayor o menor medida, pero prácticamente todos los ríos veracruzanos tienen algún grado de contaminación; no sólo los ríos Coatzacoalcos y Blanco”.

Los ríos que no están contaminados por petróleo o residuos tóxicos de las fábricas, lo están por basura, animales muertos, vidrio, plástico y por todo lo que ya no sirve; los hemos convertido en basureros y no hay una sola autoridad que alce la mano para remediar esta situación, dijo la bióloga.

 

Sólo el 10% a salvo

El 19 de febrero del año anterior, el coordinador del Centro de Estudios Meteorológicos, Saúl Miranda Alonso, dijo que según estudios de la Conagua, el 90 por ciento de los ríos veracruzanos tienen algún grado de contaminación.

Agregó que la mayoría la contaminación es muy alta y sólo se salva el 10% de los ríos.

Según el funcionario los problemas de contaminación están relacionados con residuos químicos y tecnológicos como los derrames de Pemex, y están más focalizados en la zona norte de Veracruz, sin que esto quiera decir que los demás ríos no estén contaminados.

Agregó que las cuencas hidrográficas de Veracruz deben ser prioridad en la agenda gubernamental, debido a que son un rubro importante no únicamente para el mantenimiento y mejora del medio ambiente, sino para el desarrollo de los pueblos asentados cerca de esas cuencas.

Como puede verse, la alerta sobre la contaminación de los ríos en Veracruz no es nueva, data de años, pero sólo ha recibido como respuesta la pasmosa indiferencia de las autoridades ambientales.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here