La vuelta a Veracruz en un teclazo

CGCS: Comunicar con caos

Por Yamiri Rodríguez Madrid

De forma equivocada, hay quienes creen que en el gobierno las áreas de Comunicación Social son posiciones políticas, pago de facturas. Ahí tuvimos a Juan Octavio Pavón o a Alberto Silva Ramos, como coordinadores de Comunicación Social en la administración de Javier Duarte. Ninguno de los dos sabía redactar un boletín, mucho menos conocía a los reporteros, a la tropa que a diario nutre los espacios en los medios impresos, electrónicos y digitales. Pero claro, era un cargo que garantizaba una exposición mediática.

En esta administración Elías Assad, abogado de profesión, ya demostró que no es lo mismo llevar la comunicación en el Ayuntamiento de Boca del Río, que tratar con los más de mil 400 medios que hay en el estado.

En su descargo, tampoco se la pusieron fácil pues, de entrada, lo dejaron sin enlaces, los cuales bien servían en cada una de las dependencias.

Así, hoy la comunicación oficial se ha limitado a transmisiones en vivo en Facebook y Twitter y, los comunicados, a través de WhatsApp, a unos cuantos reporteros. La gran mayoría de los boletines que filtran de algunas dependencias o áreas de gobierno son un desastre: nombres de funcionarios federales equivocados, faltas de ortografía, o bien que deberían limitarse a un pie de foto por su pobreza informativa. Ni que decir que a diario hacen gala de su ignorancia al no saber redactar un boletín.

Como ejemplo está el Instituto Veracruzano de las Mujeres, quienes parece que jamás leyeron un manual de redacción pues insisten en poner los títulos académicos, además que no traen “carnita”, pues no responden a las preguntas básicas del periodismo.

A lo anterior se suman las quejas de los trabajadores, de muchos años y mucha experiencia, en el área de Comunicación Social. En Radio, por ejemplo, no conocen la trayectoria en medios de la nueva jefa, además de que la producción de contenidos es escasa, al igual que en televisión y en prensa. Es decir, les pagan sólo por irse a sentar.

Y, según lo narran, el encargado de hacerles pesado el día, todos los días, es Jesús Rosales, el encargado del área Jurídica, padre de la titular de la Secretaría de Desarrollo Social, Indira Rosales San Román porque, ya sabe usted que en esta administración, cada secretario acomodó a sus familiares en otras dependencias, como el de Finanzas, Guillermo Moreno Chazarini, a su hermano en Espacios Educativos, y así prácticamente cada uno de los nuevos funcionarios.

Ahora podemos entender por qué la comunicación está como está: porque para ellos también Comunicación Social es solo un pago de facturas; comunicar es lo que menos importa.

@YamiriRodríguez

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here