El largo y sinuoso camino de los Candidatos Independientes hacia la Presidencia

Redacción Hora Cero

Este fin de semana se cerró el plazo para el registro de los aspirantes a ser candidatos independientes a la presidencia de la República en el 2018, y el número de registrados superó las expectativas ya que suman más de 70. Pero como paradoja, estos aspirantes tienen de entrada una labor poco menos que imposible si desean aparecer en la boleta electoral del año que viene.

¿Por qué?

Lo explicamos a continuación.

De acuerdo con la convocatoria del Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) el primer requisito y el más sencillo, es que el aspirante presente una petición formal por escrito ante el Secretario Ejecutivo del Instituto.

Una vez cubierto ese requisito, el aspirante deberá recabar el apoyo ciudadano del equivalente al 1% de la lista nominal (esto es, los registrados para votar). Actualmente hay 86 millones 659 mil 300 personas en la lista nominal, lo que significa que los aspirantes deberán recabar poco más de 850 mil firmas en promedio.

Las firmas deben ser de no menos de 17 entidades federativas “que sumen cuando menos el 1% de ciudadanos que figuren en la lista nominal de electores en cada una de ellas.” según el artículo 371, apartado 2 de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales.

Deben recabar las firmas en menos de 120 días.

Aunado a lo anterior, los independientes no podrán realizar actos anticipados de campaña. De hacerlo, perdería el registro. Además, la recolección de firmas deben llevarla a cabo con recursos privados “de origen lícito.”

Si un aspirante se sube a un templete y dice: “Por favor conciudadanos, ayúdenme con sus firmas porque si llego a la presidencia de la República les prometo que habrá más empleos, más escuelas, mejores carreteras y acabaré con la inseguridad…” en automático perderá su derecho a la candidatura.

 

¿Quién dará el dinero?

Por otra parte, armar el tinglado en los 31 estados de la federación y la Ciudad de México no será tarea fácil y para eso se necesitará mucho dinero. Se calcula que en promedio serán entre 7 y 9 millones de pesos por aspirante. Y juntar esa cantidad “con recursos privados” como lo estipulan las reglas del juego electoral se ve muy cuesta arriba para los competidores sobre todo por la brevedad del tiempo.

Un dato que dio a conocer el jueves anterior el periodista Carlos Puig y que sin duda están pasando por alto los aspirantes es el siguiente: “Son muchos (los aspirantes) y qué bueno. Aunque sabemos que para los que tienen una posibilidad de juntar las 866 mil 593 firmas distribuidas en al menos 17 entidades donde se alcance 1 por ciento del padrón de esa entidad no será sencillo. Un ejemplo: la app del INE con la que gestores autorizados por el aspirante podrán registrar la firma de manera electrónica es un proceso que, con base en los videos tutoriales, podría, en la realidad, tomar de dos a tres minutos cada firma de un convencido, con una buena conexión de internet y cuidando que la iluminación sea la correcta, el encuadre sea correcto y la fotografía no esté movida. (Estas son normas del INE). Digamos pues que hay que conseguir un millón de firmas —contemplada la merma de credenciales caducas, firmas mal puestas, etcétera—. Es decir, unas 33 mil horas hombre de chamba, sin incluir las horas para encontrar y convencer a los firmantes”.

El periodista remata con este comentario nada halagüeño “Eso, en la mayoría de los casos, sin estructura clientelar, sin mucho dinero —¿quién da dinero a un emprendimiento con pocas posibilidades de éxito?—. En fin, yo de esas cosas no sé nada, pero no me parece fácil”.

Y en efecto, no será nada fácil.

Los únicos de los 74 aspirantes con reales posibilidades de juntar las firmas son: Margarita Zavala, Jaime Rodríguez “El Bronco”, Pedro Ferriz de Con, Armando Ríos Pitter y probablemente María de Jesús Patricio Martínez que es vocera del EZLN. De ahí en fuera se ve muy difícil que los demás alcancen la meta estipulada entre otras cosas porque son casi unos desconocidos.

¿Y Gerardo Fernández Noroña?

El pasado 13 de septiembre Gerardo presentó ante el Instituto Nacional Electoral su manifestación por escrito para contender, sin embargo, aseguró que no pretende competir realmente en previsión de que exista un fraude electoral.

 

Tras el sueño de Macron

José Francisco Flores, Renato Sánchez, Alfredo Pérez Mata, Alfonso Trujano, Francisco Becerra Ávalos, Edgar Portillo Figueroa, Roque López Mendoza, Carlos Mimenza, Héctor Javolois Loranca, María Silvia de Jesús Ordóñez, María Elena Rodríguez Campia Romo, Wendolín Gutiérrez Mejía y María Concepción Ibarra Tiznado son parte de la lista de registrados entre los que hay abogados, empresarios, académicos, contadores y luchadores sociales.

Todos aspiran a cumplir el sueño de Emmanuel Macron, candidato independiente que ganó la presidencia de Francia.

Pero de acuerdo con los analistas políticos, en el caso de México el reto será lo que le sigue a difícil.

¿Qué fue lo que hizo el joven político francés para alcanzar su meta?

Cubrir los siguientes requisitos: Ser ciudadano francés; juntar 500 firmas de oficiales electorales y de éstas juntar firmas de oficiales electorales de al menos 30 departamentos (estados); haber pagado impuestos del año anterior a las elecciones, no tener incapacidad y no tener más de un cargo de elección popular.

Es decir, Macron no tuvo que recorrer el largo y sinuoso camino que deberán andar los aspirantes independientes a partir de este lunes 16 de octubre.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here