Hora Cero

 

La colecta “Súmate por un ADN»
Historias de terror, enésima parte

Luis Alberto Romero

Este sábado, familiares de personas desaparecidas realizaron una campaña denominada «Kilómetro de Moneda. Súmate por un ADN».
La actividad se desarrolló de forma simultánea en dos puntos de Xalapa, el Paseo de Los Lagos y el Parque Benito Juárez.
Los colectivos de búsqueda de personas desparecidas señalaron que necesitan recursos para pagar las pruebas de ADN que se requieren para identificar los restos humanos que han sido exhumados de fosas clandestinas.
Nueve organizaciones veracruzanas participaron en este proyecto, cuyo objetivo es aumentar la cantidad de reactivos que requiere la Fiscalía General del Estado para dar identidad a los restos exhumados en las fosas.
Previo a ese evento, en la reunión que los colectivos sostuvieron con el subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Roberto Campa Cifrían, les informaron que sí hay reactivos; pero los familiares de las personas desaparecidas simplemente no creyeron en esa declaración; indicaron que la prueba está en los 179 cráneos encontrados en Colinas de Santa Fe en Veracruz, que no han sido identificados en su totalidad.
El costo de cada reactivo es de casi los 10 mil pesos y para poder pagar las pruebas, los familiares botean desde la semana pasada
El problema vino después, cuando los colectivos realizaban la colecta de la campaña «Kilómetro de Moneda. Súmate por un ADN»; se presentaron los inspectores de la Dirección de Comercio del Ayuntamiento de Xalapa, para exigir que se retiraran del parque Benito Juárez, porque no tenían permiso para botear.
La señora Aracely Salcedo, madre de una joven desaparecida, denunció de manera pública que al colocar las lonas de la campaña «Súmate X 1 ADN» se acercó el Inspector y le exigió que se retirara del espacio público.
La mujer respondió que no se retiraría porque no estaba vendiendo nada: “»estoy pidiendo para dar identidad a las personas encontradas en fosas clandestinas».
Historias de terror, enésima parte
11:30 horas del pasado sábado 14. Dos sujetos entran a un bar de Sayula de Alemán. Abren fuego y ejecutan a dos personas, un parroquiano y una mesera.
Es la barbarie llevada a su máxima expresión, como ocurrió el jueves pasado en la capital del estado, cuando una mujer fue asesinada, en un caso que llamó a la indignación por el nivel de brutalidad.
Otro caso ocurrió el viernes por la noche en Coatzacoalcos, donde un comando disparó contra una familia, causando la muerte de una niña de 4 años.
Historias como esas se repiten cada vez con más frecuencia en la entidad veracruzana; prácticamente no hay región del estado que no registre altos niveles de violencia; sin embargo, se sigue considerando que las zonas sur, Coatzacoalcos-Minatitlán; norte, desde Pánuco hasta Poza Rica; y centro, Orizaba-Córdoba, concentran muchos casos de hechos similares por sanguinarios.
En unos días, se espera que el próximo sábado 21, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública informará sobre las cifras de la incidencia delictiva correspondientes al mes de septiembre; como cada mes, todo parece indicar que serán malas noticias en cuanto a secuestro y asesinato doloso. En el primer caso, van 119 casos registrados, en tanto que de enero a agosto se han registrado mil 53 homicidios dolosos.
A este paso, en septiembre del presente año se habrán rebasado los números registrados durante todo 2016, cuando hubo 132 secuestros y mil 258 homicidios dolosos. Y todavía falta por consignar las cifras del último trimestre del año. Lamentablemente, este podría ser un año que rompa todas las marcas de violencia, inseguridad e índice delictivo. @luisromero85

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here