Taxista que gana 4 mil pesos al mes, era padre de tres hijos y su esposa le acaba de dar trillizos

Francisco De Luna / Hora Cero

Xalapa, Ver.- Leticia y Pedro son los papás de las trillizas que nacieron la noche de este 22 de octubre en el Centro de Alta Especialidad (CAE), con sede en la ciudad de Xalapa. La felicidad llegó a sus vidas, pero también la preocupación de cómo cubrir los primeros gastos.

Leticia Tepixtle Hipólito de 29 años de edad, cuenta que el parto fue natural. La primera nena nació a las 09:24, la segunda a las 09:25 y la tercera un minuto después.

Hasta el momento ninguna tiene nombre y tampoco han pensado en algunos, aunque lo único seguro es que buscarán nombrarlas casi de manera similar, explica don Pedro Herrera Ruiz de 45 años de edad.

La familia vive en la calle José López Portillo número nueve de la colonia Nacional, rumbo a la zona conocida como “El Sumidero”.

Cuentan que desconocían que en el embarazo serían tres, pues durante los ultrasonidos, siempre se mostraron dos fetos. Y ya en el momento del nacimiento la sorpresa de una tercera hija llegó.

Prematuras

“Me iban a sacar la placenta, pero resulta que era otra bebé y a los doctores les agarró por sorpresa y todos nos emocionamos”, dice durante la entrevista mientras amanta a una de las trillizas.

Al nacer las niñas pesaron un kilo 800; un kilo 900 y dos kilos. Todas están en excelentes condiciones de salud, aunque comentó que son prematuras porque el parto fue a los ocho meses de embarazo.

Doña Lety es ama de casa, es mamá de seis hijos: el mayor de 14 años, otra de 11 y Elsa Emili, de un año ocho meses y las trillizas. Ella lleva 14 años de vivir en la capital veracruzana; es originaria de Xoxotepec, municipio de Zongolica.

“Lloran todas al mismo tiempo y es complicado”, refiere Leticia quien recordó que su embarazo fue de alto riesgo.

Ganar mil pesos semanales

Don Pedro, es originario de Xalapa, es taxista desde hace 30 años y gana apenas mil pesos a la semana. Ahora la mayor preocupación son los gastos. Lo que sí agradece es que las niñas están saludables “ni una necesitó incubadora”.

Rentan una pequeña casa de mil 500 pesos mensuales y han pensado en buscar otro espacio dónde vivir y que el alquiler sea más barato para que económicamente puedan tener más recursos para el sostenimiento familiar.

“Vamos a pensar en nombres que rimen para que se escuchen bonitos”, dice el señor quien responde a la entrevista, sentado en la cama donde observa a las niñas que no tienen ni una semana de haber nacido.

Ahora hace falta ropa, leche, fórmulas, carriola y lo necesario para poder ayudar a la familia y las trillizas.

La amiga de la familia, María del Carmen Leandro García es quien ha estado apoyándolos en el cuidado de las bebés. Todos se turnan para arrullar y darle de comer a las recién nacidas.

Casi al finalizar la entrevista, don Pedro contó que en el Centro de Alta Especialidad, les comentaron que desde hace seis años que en este nosocomio no atendían un parto de trillizos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here