Museo de Xalapa “cobra vida” por las noches: custodio

Redacción Hora Cero

Xalapa, Ver 2 Noviembre 2017.- El museo de antropología de Xalapa guarda muchos misterios y cosas increíbles en su interior, así lo expresan los custodios-vigilantes que laboran en la institución y tienen que lidiar con situaciones paranormales por las noches.

Las salas de exhibición tienen alrededor de 3 mil piezas, pero en las bodegas se encuentran empaquetadas más de 15 mil de diversas culturas del estado de Veracruz. Además de unos 30 entierros que se localizan en cajas que fueron hallados en las zonas arqueológicas.

Las principales y majestuosas piezas son de la Cultura Olmeca, algunas localizadas en la meseta de San Lorenzo Tenochtitlán, Tres Zapatos, Hueyapan de Ocampo y Sayula de Alemán, además del centro y el norte del estado de Veracruz.

Se sabe muy poco de las Cabezas Colosales, pues no existe alguna escritura que logre descifrar el porqué de la extinción y la forma compleja de la vida cientos de años antes de Cristo.

Es por ello que dentro del museo se esconden piezas con muchos misterios o piedras que alguna vez estuvieron en altares sagrados y los sacerdotes las utilizaban para conectarse con el “inframundo”.

Custodios del museo relatan que por las noches el Museo de Xalapa cobra vida, “mucha gente no nos cree, es maravilloso ver cómo el museo de noche cobra vida. Hay cosas espirituales que no se creen, los mismos antropólogos dicen que no existen, pero nosotros que estamos de noche y de día vemos cosas que no son normales” informó Noel Gonzalo Alcántara, vigilante del museo.

Entre las situaciones paranormales que señalan, aseguran que en el sótano golpean muy fuertes las puertas con patadas; se oyen voces de mujeres que hablan en dialecto; hombres que suben y bajan las escaleras; las cámaras de video vigilancia han detectado sombras; en las salas del Tajín se han logrado observar figuras en forma de mujer que pueden asemejar a las guerreras que fallecieron al dar a luz.

“Por los entierros que permanecen resguardados, pensamos que a raíz de eso se escuchan voces y se ven figuras fantasmales, no podemos descifrar, a la 5 de la mañana vemos gente que pasa y no sabemos quiénes son” indicó Gonzalo Alcántara.

El vigilante relata que en alguna ocasión, al museo llegó una visitante que se decía psíquica y que logró observar cuatro guerreros custodiando reliquias, almas que no están en paz al mover las piedras donde los dejaron los antepasados.

“Nosotros pensamos que son las personas que vivieron en esa generación que no descansan. La psíquica vio unos guerreros, guardianes que estaban custodiando la cabeza colosal Número 1, ellos les dijeron a la psíquica, dígales por que trajeron esto, no tenían que haberlos traído de allá (de San Lorenzo en Texistepec)”, finalizó el custodio.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here