La vuelta a Veracruz en un teclazo

La legítima defensa o armarse hasta los dientes

Por Yamiri Rodríguez Madrid
La semana pasada, el Congreso veracruzano, aprobó la legitima defensa. Las fuerzas armadas no descartan que en las próximas semanas se dé una avalancha de solicitudes para poder portar de manera legal un arma.
Es cierto que en Veracruz están disparados los delitos. De acuerdo con el corte al mes de octubre, del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en nuestro estado se suscitaron 4 mil 40 ilícitos; 42 mil 520 en lo que va del año.
Lo aprobado por los diputados locales, a propuesta del Grupo Legislativo del Partido Acción Nacional (PAN), a través de la diputada María Elisa Manterola Sáinz, supuestamente amplía los alcances de la legítima defensa, protegiendo jurídicamente al ciudadano que resguarde sus bienes o ajenos, salvando su vida y la de sus seres queridos.
Uno de los argumentos que presentó en febrero pasado fue que, según el Observatorio Nacional Ciudadano, cada 6 minutos con 30 segundos en promedio, se abren carpetas de investigación por robo a casa habitación o negocios y actualmente existen mil 886 carpetas por robo a casa habitación y 2 mil 489 por robo a negocios que han presentado denuncia, esto en todo el país, por lo que a su decir, la legítima defensa surge por la necesidad de que cualquier persona pueda ejecutar su protección en el momento en que el delincuente entre a su casa o negocio y al contar con una medida legislativa el sujeto pueda actuar por su propia cuenta sin ser perjudicado con sanciones legales.
Pero ¿qué sucederá si intentan despojarlo de su vehículo con violencia? Este es uno de los delitos que no da tregua en el estado, por lo que no faltará el que cargue su arma también en su coche, para su legítima defensa. Ya me dirá usted en cuántos cerrones e incidentes de tráfico, no falte el que saque la pistola para amedrentar. Si no respetamos el uno por uno, imagínese ahora el que cargue un arma.
En Estados Unidos usted puede adquirir un arma muy fácilmente y mire cuántos tiroteos en solitario se registran año con año. Además, quienes tengan niños en casa deberán ser el triple de cautos, para evitar una tragedia.
Más allá de armarnos hasta los dientes, nuestras autoridades deben hacer su trabajo para reducir la violencia, para regresar a como vivíamos hace años. El darnos carta libre para tener un arma en casa es como esa declaración de Arturo Bermudez, el ex secretario de Seguridad Pública hoy preso, que nos recomendó comprar un perro y un candado. Las armas, no son la solución.
@YamiriRodríguez

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here