Desde el Café

Américo Zúñiga, casi casi líder del PRI
Bernardo Gutiérrez Parra

Con el espaldarazo que el dirigente nacional del Transporte Multimodal, Carlos Sosa Madrazo, dio en Boca del Río al alcalde xalapeño, Américo Zúñiga Martínez, se despeja la incógnita (si es que había alguna) sobre quien será el próximo líder del PRI en Veracruz.

Al referirse al munícipe de Xalapa, Sosa Madrazo dijo: “Américo es la persona que puede ser el enlace entre el PRI de experiencia con el PRI joven y con el PRI intermedio, donde estamos los que hemos sido desplazados a lo largo de los años por pseudopriistas o por personas que han visto sólo por sus intereses personales y no por servir a la gente”.

Además, con la llegada de Zúñiga Martínez al liderazgo estatal del PRI se terminará de despejar la incógnita (si es que también la había) sobre el futuro candidato del tricolor a la gubernatura, que será el senador José Yunes Zorrilla.

Se comenta que probablemente este viernes Yunes Zorrilla pedirá licencia al senado para ir en busca de la candidatura de su partido. ¿Américo también pedirá licencia?

Es muy probable que sí, y que también lo haga este viernes tomando en cuenta dos cosas: que este día hay sesión de Cabildo y que prácticamente ya entregó las obras que tenía pendientes. Además, le faltan sólo quince días para entregar la presidencia municipal.

¿Cómo ven los tricolores esta nominación? “Muy positiva. La verdad es que nos falta alguien que venga con nuevas ideas y que le dé al partido el impulso que necesita para salir del hoyo. Y Américo llena esos requisitos con creces”, me dijo un connotado miembro de ese partido.

Sin duda, el primer gran reto que deberá enfrentar el aún alcalde de Xalapa como dirigente estatal, será sentarse a platicar con todos los sectores del tricolor para restañar heridas.

El PRI comenzó a cuartearse el último año del malhadado gobierno de Javier Duarte y terminó hecho pedazos tras la elección a gobernador en junio del 2016.

Después de más de ochenta años de ser uno de los bastiones más sólidos del priismo nacional, el partido dejó la gubernatura en manos de la oposición.

Pero ahí no terminaron sus desgracias, en las elecciones para alcaldes de este año, el efecto Duarte jugó un papel preponderante y el tricolor perdió por patiza al obtener apenas 40 de las 212 presidencias municipales en juego.

Y en esta derrota se le fueron ciudades importantes como Tuxpan, Poza Rica, Minatitlán, Coatzacoalcos y Xalapa.

Esto aumentó la frustración y enojo de los priistas de la base que se han sentido relegados en los últimos años.

A Américo le tocará restañar heridas y dialogar con los resentidos.

Mucho cuidado deberá de tener con los priistas de viejo cuño; tramposos, mañosos y añorantes de tiempos pasados. Mucho cuidado con aquellos que en las elecciones anteriores apoyaron a la oposición (donde no les dieron nada) y se aprestan a regresar al PRI como si nada hubiera pasado.

Américo es un hombre que sabe conciliar y sin duda esa es una de sus fortalezas. Pero sabe o al menos intuye, que deberá usar mano dura y firme con los traidores si desea que el PRI regrese al poder de Veracruz en el 2018.
Sesión y comida

Este viernes y sábado la Escuela Estatal de Cuadros del PRI llevará a cabo su Segunda Sesión Presencial Xalapa, Veracruz, en un conocido hotel de esta ciudad. En esta sesión se abordarán temas de interés principalmente para los jóvenes.

El encargado de organizar este encuentro es Enrique Mendoza, el joven y talentoso presidente del Instituto de Formación Política “Jesús Reyes Heroles”, quien comentó que este viernes tendrán como invitado en su comida al alcalde de Xalapa, Américo Zúñiga Martínez.
bernardogup@hotmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here