Hora Cero

Tuxpan, cuarto informe

Luis Alberto Romero

Como prácticamente todos los presidentes municipales veracruzanos, el alcalde de Tuxpan, Raúl Ruiz Díaz, ya rindió su cuarto y último informe de gobierno.

En ese lugar llamó la atención la austeridad con que el alcalde decidió cumplir con la ley, dado que no hubo un evento ostentoso ni costoso para las arcas municipales; Raúl Ruiz compareció con un informe concreto, sin destinar un solo centavo a ello.

En pocas palabras, no montó un show ni realizó, como ocurría con pasadas administraciones tuxpeñas, un evento faraónico; se concretó a integrar y presentar su informe, y con ello cumplir con las disposiciones legales en la materia.

No son tiempos, dice el alcalde, de gasto innecesario; “lo verdaderamente importante es dejar finanzas sanas y eso estamos haciendo”.

Es uno de los pocos alcaldes veracruzanos que no buscaron endeudar a su municipio; no contrató deuda y, contrario a ello, destinó cuantiosos recursos para cubrir los pasivos heredados. Ahí está, por ejemplo, la deuda que le heredaron con el Instituto Mexicano del Seguro Social, compromiso que fue cubierto durante la presente administración.

Agrega el edil que no termina su periodo al frente del ayuntamiento con un sólo compromiso o acuerdo contractual sin cumplir con los trabajadores del gobierno municipal; “todo está cubierto, porque así lo planeamos desde el inicio del año”; los aguinaldos, subraya, estaban de antemano garantizados.

Tampoco deja deuda sin cubrir con proveedores o empresas constructoras; “quien realizó algún trabajo, alguna obra o prestó servicio al ayuntamiento recibió el pago correspondiente, no le debemos nada a nadie”.

“Así me hubiera gustado que me entregaran el gobierno”; sin embargo, no fue así: Raúl Ruiz recibió el ayuntamiento de Tuxpan, hace casi cuatro años, con un enorme desaseo administrativo; eso sin contar con el hecho de que le fue ocultada la información real, veraz y confiable, sobre el estado en que estaban las cuentas por pagar.

A todo eso se tuvo que enfrentar el ayuntamiento que hoy está a punto de concluir su gestión; incluso, a la administración entrante nunca se le notificó el desorden en el tema de los laudos, adeudos que el pasado gobierno local dejócorrer de forma irresponsable.

Y sin embargo, Tuxpan es hoy ejemplo de manejo responsable de los recursos públicos; se pagaron todos los adeudos de la presente administración y se destinaron recursos para obras prioritarias.

Esa situación, que se suma a una cuantiosa inversión pública y privada; así como a las obras que desarrolló la Federación en materia de comunicaciones, como la autopista y el puerto, fue determinante para el crecimiento de ese municipio, cuyo ayuntamiento fue reconocido en su manejo financiero por la calificadora Fitch Ratings.

La fórmula tuxpeña parece sencilla: no hay nueva deuda; se pagaron, hasta donde se pudo, los laudos y las deudas heredadas; y se destinaron recursos para obras prioritarias; el resultado es un ayuntamiento que concluye su periodo sin sobresaltos ni dificultades económicas.

Por otro lado, gracias a esa disciplina financiera, a la reducción del gasto y a la eficiencia administrativa, Tuxpan pudo pasar sin problemas las auditorías y revisiones tanto estatales como federales.

Hace un par de días inició de manera formal el proceso de entrega recepción, en un ambiente de respeto institucional entre el alcalde electo y la autoridad que está a punto de entregar el cargo.

Raúl Ruiz nos comenta: “trabajaremos hasta la última hora de nuestro periodo y lo hacemos con transparencia y apegados a la ley; por ello no nos preocupan las revisiones… soy tuxpeño, al igual que mis padres, abuelos e hijos; y seguiremos viviendo en este municipio”.

Por otro lado, también indica que la relación con el actual gobierno estatal es buena y no ha presentado desencuentros ni fracturas”; en pocas palabras, no tiene queja alguna. @luisromero85

Este es el ejemplo de un texto alternativo

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here