Desde el Café

¡¿Otro más?!
Bernardo Gutiérrez Parra

Este martes fue asesinado otro periodista en Veracruz… otro más. Concretamente en Acayucan.

Gumaro Pérez Aguilando se encontraba en la escuela primaria Aguirre Cinta viendo a su pequeño hijo participar en un festival navideño, cuando dos sujetos armados se le acercaron y le dispararon a quemarropa delante de maestros, decenas de alumnos, padres de familia y su aterrorizado vástago.

Con Gumaro son tres los periodistas asesinados en lo que va del año. Antes que él cayeron abatidos por las balas los compañeros Ricardo Monlui Cabrera el 19 de marzo, y Cándido Ríos Vázquez el 22 de agosto.

Y como siempre se armará el escándalo. Y como siempre los organismos nacionales, internacionales y los diputados condenarán el hecho. Y como siempre se exigirá justicia. Y como siempre no pasará nada porque Veracruz es terreno fértil para la impunidad.

Y es que si en siete años no se ha esclarecido ninguno de los asesinatos perpetrados contra compañeros del gremio en la entidad, por qué habríamos de creer que se aclarará el de Gumaro, tercer crimen cometido en el gobierno de un señor que nos prometió que acabaría con la inseguridad en seis meses.

Vaya cuentas las que está entregando Miguel Ángel Yunes Linares en apenas 12 meses de gestión. Checa el dato, lector: del 1 de diciembre del 2016 al 31 de noviembre de este año, se cometieron en Veracruz 1,750 asesinatos. De ellos, 239 fueron contra mujeres, dos contra alcaldes y dos contra periodistas.

Diciembre aún no se termina, pero por desgracia tenemos que contabilizar la muerte de otro periodista con lo que suman tres en el primer año de Yunes Linares.

Ni el nefasto de Javier Duarte entregó cuentas tan fúnebres en sus primeros 365 días de su mandato.

A la hora de escribir esta columna el gobernador, tan amante de recurrir a las redes sociales para dar a conocer los logros de su administración, no había dicho ni media palabra sobre la muerte de Gumaro. Al igual que pasó con el asesinato de Cándido Ríos del que tampoco habló.

Mejor así.

¿Qué va a decir? ¿Que se hará justicia? ¿Que el crimen no quedará impune?

Cuando un gobierno como el suyo muestra total inoperancia para acabar con la violencia, lo mejor es el silencio que en algunos casos es más elocuente que una tonelada de palabras.

Como dato curioso, tanto Cándido Ríos Vázquez como Gumaro Pérez Aguilando, recibían el amparo de la Comisión Estatal para la Atención y Protección a Periodistas (CEAPP); pero de nada sirvió. Y ambos habían denunciado a ex alcalde de Hueyapan de Ocampo, Gaspar Gómez Jiménez de amenazas.

Este sujeto fue señalado en su momento como responsable de la desaparición del síndico de ese ayuntamiento José Leovigildo Ciau Medina, y sin embargo no se sabe que haya sido llamado a declarar.

Luego entonces ¿hay o no hay impunidad?

Lo bueno es que el Secretario de Seguridad Pública, Jaime Téllez Marie dio una luz de esperanza en torno al crimen de Gumaro: “Tenemos más o menos la media filiación de los tipos que cometieron el asesinato y ya se están montando los operativos. Ojalá se pueda dar con ellos”.

“Ojalá se pueda…” ¿Y si no se puede?

Ojalá me equivoque, pero el asesinato de Gumaro será otro crimen impune, como todos los perpetrados contra periodistas en Veracruz.

Alguien me dijo en una ocasión que ser periodista en este estado es más peligroso que meterse borracho a una jaula con Tigres de Bengala. Y vaya que tiene razón.

bernardogup@hotmail.com

Este es el ejemplo de un texto alternativo

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here