Juez federal detiene atentado ambiental en reserva ecológica de Pancho Poza

Francisco De Luna

Xalapa, Ver.- A través del Poder Judicial de la Federación se dictaminó que toda obra que afecte a la reserva ecológica de Pancho Poza, ubicada en el municipio de Altotonga, tendrá que ser suspendida.

Emitió un oficio de Incidente de Suspensión 1440/2017/IV-A con el cual se prohíbe a cualquier persona atentar contra el entorno ecológico.

En el documento quedó asentado que no se puede extraer, destruir o capturar cualquier espécimen forestal o de flora y fauna silvestre, permitiendo únicamente actividades orientadas a la conservación y restauración de dicho lugar.

De acuerdo con Lizeth Ortiz Carriles, de la agrupación “Amigos Defensores del Bosque Zoatzingo”, se trata de una lucha en la que ha participado la población para la protección del afluente y la zona boscosa.

Las disputas tanto legales como sociales han durado más de dos décadas. Y es que la zona ha sido destruida con el derribo de árboles y construcción de obras que han dañado al medio ambiente.

Ortiz Carrales explicó que el alcalde del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Ramiro Arcos Toledano, autorizó la construcción de una obra con recursos federales que hizo llegar la diputada federal, Noemí Guzmán Lagunes.

Y por esa razón, realizaron movilizaciones para impedir que se dañaran los alrededores de Pancho Poza. El pasado 26 de agosto hicieron el último bloqueo carretero en defensa de las cascadas.

Estas acciones sirvieron para que un Juez Federal, llamara a comparecer a funcionarios de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), Secretaría de Medio Ambiente (Sedema), Procuraduría de Medio Ambiente (PMA), así como empleados municipales de Altotonga.

Durante la comparecencia que se llevó a cabo el pasado 19 de diciembre, declararon que no tienen participación alguna con las obras y destrucción a la Reserva Ecológica de Altotonga.

Los integrantes de la agrupación defensora promovieron un amparo el miércoles 6 de diciembre con el cual solicitaron la clausura de la obra. Por esa razón un juez federal otorgó el fallo a favor de los activistas.

Lizeth Carriles, indicó que la obra del muro no cumple con las normas ambientales ni con asentamientos humanos, pues tampoco se respetan los artículos de la Gaceta Oficial de 1992.

En ella se declaró como área reservada y por lo tanto no se puede construir ni invadir el terreno.

La poza y la cascada fueron declaradas área natural protegida el 25 enero de 1992. Su extensión es poco más de 56 hectáreas.

1 COMENTARIO

  1. hechos no solo palabras que se proceda contra el abusivo que sigue construyendo la barda dentro del rio y ahora empezo a construir una tienda junto al puente es el colmo matan la reserva y la autoridad no llega a hacerse presente

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here