Hora Cero

La impuntualidad en la Legislatura

Luis Alberto Romero

Consulta Mitofsky elabora cada año una encuesta nacional en viviendas para conocer la confianza de los mexicanos en sus instituciones. El ejercicio correspondiente a 2016 es el más reciente y establece que las mejor evaluadas, con 7.1, son las universidades.

A las instituciones de educación superior, en cuanto a confianza, le sigue la Iglesia, con 6.9; el Ejército, 6.8; la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, 6.6; las estaciones de radio, 6.4; y los medios de comunicación, con 6.3 de calificación.

Las instituciones peor evaluadas por los ciudadanos, de acuerdo con la consultoría de Roy Campos, son los partidos políticos, que se ubica en el fondo de la tabla con 4.8; los sindicatos, con 4.9; los diputados, con 5.0; y la policía, con la misma calificación.

De 17 instituciones que fueron evaluadas por Consulta Mitofsky, los diputados se ubicaron en la posición número 15.

Esa institución legislativa genera menos confianza, incluso, que los senadores, que obtuvieron una calificación de 5.2.

En un año, los diputados pasaron de 5.2 a 5.0 y se mantuvieron entre las instituciones que menos confianza despiertan.

Desde septiembre de 2004, cuando se comenzaron a establecer estos ejercicios de medición de la confianza en las instituciones, 2016 es el año en que peor evaluados han salido los diputados, refiere Mitofsky.

Sirve el citado dato para retomar la información que ha sido difundida sobre la impuntualidad que ha caracterizado a los diputados locales veracruzanos.

La nota, difundida por horacero.mx y firmada por Francisco de Luna, indica que el Congreso del Estado ha celebrado 57 sesiones durante el año legislativo; de ese número de sesiones, la diputada panista Cinthya Lobato Calderón ha llegado tarde en 43 ocasiones, todo un récord porque equivale casi al 75 por ciento; es decir, impuntual en 3 de cada cuatro ocasiones en las que ha sido convocada.

En la lista de los impuntuales también se encuentran Carlos Ernesto Cuevas Hernández, del distrito de Misantla, que llegó por el extinto partido Alternativa Veracruzana pero que hoy pertenece a la bancada de Juntos por Veracruz (35 retrasos); Luis Daniel Olmos Barradas, distrito de Emiliano Zapata, que surgió de la alianza PAN-PRD (34); Sergio Rodríguez Cortés, perredista plurinominal (31); María Adela Escamilla Moreno, también perredista plurinominal (29); y Basilio Picazo Pérez, quien llegó por el PRI pero que hoy pertenece a la bancada de Acción Nacional (23).

Exceptuando al representante del distrito de Papantla, todos los demás que son citados en el párrafo anterior llegaron tarde a más de la mitad de las sesiones.

Por supuesto, también hay legisladores locales que son puntuales: María Elisa Manterola, distrito de Martínez de la Torre y presidenta de la Mesa Directiva, no ha llegado tarde a ninguna sesión; y también destacan por su puntualidad los diputados Juan Manuel de Unanue Abascal, panista del distrito de Boca del Río; Yazmín Copete Zapot, perredista de Santiago Tuxtla; Tito Delfín Cano, panista plurinominal; Isaías Pliego Mancilla, pluri de Morena; Sergio Hernández Hernández, panista y presidentede la Junta de Coordinación Política; Juan Nicolás Callejas Roldán, líder de la bancada priista; y los panistas Gregorio Murillo, Bingen Rementería y José Kirsh; todos ellos tuvieron menos de 7 retardos durante el año legislativo.

En cuanto a los impuntuales, probablemente sea un tema de irresponsabilidad; tal vez, un asunto de cultura; pero con seguridad, una falta de respeto a sus pares y a la institución a la que pertenecen; lo cierto es que aquí entra a la perfección la pregunta ¿para eso querían llegar a la Legislatura?. @luisromero85

Este es el ejemplo de un texto alternativo

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here