A punto de la extinción los juguetes artesanales

Francisco De Luna

Xalapa, Ver.-Durante la “Feria del Juguete”, un niño acompañado de sus papás se pasea entre los puestos que exhiben una diversidad de artículos. Sonríe cuando observa lo moderno: tabletas, muñecos de video juegos, celulares y personajes de moda, pero su semblante cambia al detenerse frente al establecimiento artesanal.

Ahí cuelgan de los hilos, baleros de todos los tamaños, trompos, matracas, caballitos de palo –esos que sólo tienen cabeza de trapo o manta y una vara para simular el cuerpo-, también es un puesto bastante colorido. Pero aquí no hay aglomeración, aunque lo mismo que el resto de los negocios, hay una gran variedad de productos.

Ernesto Jiménez es el dueño del local que se instaló desde el 21 de diciembre 2017 en la unidad deportiva “Víctor Flores” ubicada en las inmediaciones de la zona de Los Sauces en la ciudad de Xalapa.

Él cuenta que durante diez años se ha dedicado a este negocio, pero ahora más que nunca ve cómo a pausas, los niños pierden el interés por los juguetes artesanales y el “Día de Reyes” también se transforma y encarece cada año.

Como ejemplo, apenas el año pasado logró vender 50 caballitos de palo, esta ocasión apenas diez “y del resto de los artículos mejor ni hablar”, explica mientras observa el transitar de los niños que sonríen emocionados en los puestos vecinos que tienen productos con tecnología.

El artesano Ernesto, no cree que las pocas ventas se deriven por crisis económica “sino no, no se vendieran las tabletas o los celulares”, de lo que sí está seguro es que los nuevos juegos infantiles y la reducción del tiempo de los padres con sus hijos, son factores que provocan que los niños ahora tengan esos objetos.

Pero el juguete artesanal no sólo implica un simple juego de niños, también ayuda al desarrollo psicomotriz, a la destreza y muchas veces a las habilidades, refiere mientras señala, los carritos de madera, tambores, futbolitos y los cuadriláteros con sus luchadores de plástico atorados entre las ligas que simulan unas cuerdas.

Han transcurrido casi 20 minutos desde observar el puesto, platicar con el dueño y luego entrevistarlo y en ese lapso sólo tres personas mayores se acercaron a curiosear esos objetos que están casi al borde de la extinción en las ferias de juguetes.
El yoyo, las flautas, juegos de mesa, camitas, cocinas, muñecas de trapo carros con llantas gruesas de madera pero elaborados estéticamente son parte de la galería del establecimiento que a estas alturas más que negocio parece un interesante museo.

Los niños miran, de momento curiosean pero no se interesan en nada y continúan la ruta al ver a los personajes de videojuegos, de los que se han popularizado a través de redes sociales y canales de video como YouTube.

Aunque el trompo y el balero son los juguetes artesanales más populares en México, pero ahora la demanda es casi inexiste, reconoce don Ernesto, quien ofrece precios a bajo costo que van desde los 15 pesos a los 200 de acuerdo con el artículo y el tamaño.

Los clientes ya no son niños, pues ahora son los adultos quienes más compran estos artículos, porque de acuerdo con la experiencia los artículos tampoco es para sus hijos, pues pasaron de ser juguetes a adornos de casas, salas y hasta oficinas.

Pero algo similar comienza a ocurrir con los muñecos simpáticos, como la Pantera Rosa, Tribilín, Pato Donald, Mickey Mouse o luchadores que están pintados de un solo color, porque también han dejado de aparecer en los puestos.

Alfredo, otro de los vendedores, contó que durante la década que lleva en el negocio, se ha visto en la necesidad de desplazar a esos personajes porque han dejado de tener demanda.

Ahora los productos estrella son aquellos terroríficos y de videojuegos como “Five nights at freddy’s” (un pato, zorro, oso entre otros) que cuenta acerca de la sobrevivencia dentro de una pizzería y no ser asesinado.

Dragon Ball, dragones, Plantas contra Zombiez, superhéroes y Toy Story son los que tienen mayor venta en estos días, pero también la venta ha sido menor y los comerciantes consideran que se debe a la amplia competencia con la tecnología.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here