La vuelta a Veracruz en un teclazo

La primera semana de los alcaldes

Por Yamiri Rodríguez Madrid

Así de rápido avanza el tiempo que ya los presidentes municipales cumplieron su primera semana en funciones: algunos de ellos como cuchillo en mantequilla, otros más raspados que rodillas de chiquillos jugando canicas.

Mientras que a varios los vimos desde el primer día en acción, recolectando la basura, como el alcalde panista boqueño, Humberto Alonso Morelli, a otros los vimos ya entregando equipamiento, como los también albiazules Fernando Yunes Márquez, de Veracruz y Polo Deschamps Espino Barros, de Medellín.

Algunos alcaldes nos prometieron el sol, la luna, las estrellas y hasta el florecimiento desde el primer día, aunque nomás no vemos claro, como el morenista de Xalapa, Hipólito Rodríguez Herrero.

Contrario a eso, el primer escándalo fue elagandalle por las comisiones edilicias pues, aunque no les tocaban presidir tantas, simplemente se las agenciaron. Pero además, entre los nombramientos, la gran mayoría no tiene experiencia en la administración pública y, peor aún hay quienes dejan mucho que desear, como la directora del DIF Municipal, Laura Berruecos Martínez, quien cuando fue asesora de la diputada local Daniela Griego, de manera muy prepotente, maltrató a un agente de Tránsito y por su cargo quería que no le cobrara la multa y le devolviera su camioneta.  Es la viuda del ex diputado local petista, Fidel Robles Guadarrama.

Bien por los nombramientos de Yadira Hidalgo en el Instituto Municipal de la Mujer, una experta en la materia; el de Juan Carlos Olivo Escudero, como director de Servicios Municipales, ex funcionario duartista como director General de Gestión Ambiental y Recursos Naturales, en la Secretaría de Medio Ambiente (Sedema), con Víctor Alvarado y académico de El Colegio de Veracruz, así como el de Guillermo Manzano, como director de Comunicación Social.

Y entre los que tuvieron un arranque desastroso se cuenta al presidente municipal de Coatepec, Enrique Fernández Peredo, a quien se le hizoengrudo el atole con el cobro del predial y las filas para realizar el pago le tomaron más de 3 horas a cada usuario, eso sin contar que lo sobrepasó el problema de la recolección de basura y, más allá del primer cuadro, el Pueblo Mágico era un cochinero durante toda la primera semana.

En Emiliano Zapata, el consejo tampoco pudo con la recolección, lo que causó la molestia ciudadana.

El resto de los ediles, sin pena ni gloria, esperemos que los que arrancaron con todo aguanten el trote y, el resto, agarren el paso, tienen 4 años para esto.

@YamiriRodríguez

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here