Hora Cero

El programa carretero veracruzano

Luis Alberto Romero

El anuncio de este martes del gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes, ha sido por mucho el más importante en lo que va de su administración.

El ejecutivo estatal se refirió a un ambicioso programa carretero estatal, que buscará conectar a todos los municipios de la entidad.

Importante, porque desde hace al menos 6 años no existía en Veracruz un proyecto de conservación, rehabilitación y construcción de carreteras.

Cualquier persona que recorriera las carreteras estatales y federales que cruzaban en territorio veracruzano podía percatarse del grave deterioro en que se encontraban las vías de comunicación, ante la desidia de las autoridades.

En algunos casos, las vías de comunicación de las regiones marginadas no eran más que caminos de herradura.

El norte del estado es un claro ejemplo de ese deterioro: circular por las carreteras (si así se les puede llamar) de las sierras de Otontepec, Chicontepec y Papantla no sólo era inseguro por la delincuencia, sino también peligroso por el estado de la carpeta.

Hace algunos años, en la carretera Banderilla-Misantla llamaba la atención un letrero que advertía del peligro: “circule bajo su propio riesgo”. Hoy, esa vía está a punto de rehabilitarse y conectará a la población misanteca con la capital del Estado en menos de una hora.

Por supuesto, ese lamentable estado de las vías de comunicación provocaba un impacto negativo en los sectores productivos, encarecía los fletes y representaba pérdidas para transportistas y para la población en general.

Lo malo es que por años no hubo inversión en ese sector y las vías de comunicación se encuentran tan deterioradas que constituyen un riesgo para quienes tienen necesidad de transitar por ellas.

Por si fuera poco, el lamentable estado de las carpetas es un obstáculo para el desarrollo comercial, empresarial, agropecuario y turístico de Veracruz.

Por ello es importante el trabajo que desde el año pasado realiza la administración estatal en esa materia.

Este martes, Yunes Linares se refirió a un ambicioso programa carretero, que representará una inversión cercana a 5 mil millones de pesos en 269 obras de infraestructura.

Es una buena noticia para Veracruz, dado que habrá mejores vías y se reducirán los tiempos de traslado. Dijo el ejecutivo, por ejemplo, que con los trabajos a realizar durante 2018, se podrá circular del Puerto de Veracruz a Papantla en menos de dos horas; y de Tuxpan a Tampico en una hora y media.

En el norte veracruzano tienen motivos para celebrar, dado que tras años, décadas de abandono, se destinarán mil 457 millones de pesos en 80 obras. En el centro de la entidad se invertirán mil 985 millones; y en el sur, mil 183.

Esas cifras se suman a los recursos que ya destina el gobierno federal para la construcción de dos autopistas, la que irá de Laguna Verde a Nautla y Totomoxtle (municipio de Papantla) y la que comunicará a Tuxpan, Naranjos y Ozuluama, más de diez mil millones de pesos.

Veracruz, dijo el ejecutivo, será otro, con mejores vías de comunicación y mejor conectado en sus regiones; señaló, además, que de Coatzacoalcos, en la zona sur, hasta Ozuluama, en la región norte, toda la entidad estará comunicada con autopista.

Lo importante del anuncio de este martes de Yunes Linares es, sin duda, el impacto social y económico, no sólo por la reducción en los tiempos y gastos de traslado, sino también por la derrama que genera la obra pública.

Por otro lado, al margen de las consideraciones económicas y sociales, habrá que ver el impacto de dichas obras en el ánimo de los veracruzanos durante un año de alta relevancia electoral, como lo es 2018, cuando se elegirá presidente de la República, senadores, diputados federales, gobernador y legisladores locales. El tema de la construcción y rehabilitación de carreteras será un punto a favor de los candidatos panistas. @luisromero85

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here