Estudiantes de la UV diseñaron prótesis transfemoral y de mano

Redacción Hora Cero

Durante la presentación de dos proyectos que engloban el diseño y prototipo de una prótesis transfemoral  flexible y de mano, estudiantes de la Facultad de Ingeniería Mecánica Eléctrica (FIME) y de la Licenciatura en Ingeniería Ambiental de la Universidad Veracruzana (UV), destacaron que su interés por el desarrollo de ambas innovaciones radica en poner la tecnología al alcance de todos y mejorar la calidad de vida de las personas.

Esta exhibición tuvo lugar en el marco de las actividades de la 4ª Escuela de Invierno de Robótica, desarrollada del 8 al 12 de enero en el Casino Xalapeño, a iniciativa de la Federación Mexicana de Robótica (FMR) y organizada por la UV a través del Centro de Investigación en Inteligencia Artificial (CIIA).

 

Los estudiantes resaltaron el empleo de tecnología 3D para estos diseños, que es una herramienta para llegar a elaborar los prototipos a través de los siguientes materiales: ácido poliláctico (PLA) o polímero biodegradable, obtenido a base de almidón de maíz; acrilonitrilo butadieno estireno (ABS), que es un plástico muy resistente al impacto, y poliuretano termoplástico (TPU), el cual se caracteriza por su alta resistencia a la abrasión, al oxígeno, al ozono y a las bajas temperaturas.

En tanto, Armando Aburto Meneses expuso que es un proceso altamente complicado, sobre todo al momento de imprimir las piezas en 3D, pues han invertido varias horas o hasta un día y medio, toda vez que deben tomarse en cuenta diversos factores de temperatura, luz y ambiente.

Adquiridas de otra forma o en el mercado, las prótesis tardan en entregarse entre una semana y un mes.

Previamente, los jóvenes asesorados por el académico Ervin Jesús Álvarez Sánchez realizaron medidas de los posibles beneficiarios, así como proporciones de peso de las extremidades para que al momento de su adaptación no resulten demasiado pesadas.

Sin embargo, aunque las prótesis a base de estos materiales tienen un 20 y hasta un 30 por ciento de vida menos que las convencionales, una ventaja es la rapidez del reemplazo de las piezas y su mantenimiento.

En cuanto a costos, en el mercado existen prótesis activas y pasivas; estas últimas oscilan entre los 110 mil pesos, pero puede reducirse hasta un 50 por ciento o menos.

En un futuro, los jóvenes desean innovar en la elaboración de una mano que funcione mediante un sensor mioeléctrico. Es una especie de brazalete que registra cinco movimientos distintos de la mano, así como el impulso eléctrico para llevar a cabo tareas específicas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here