Numismática, algo más que coleccionar monedas

  • Cuando la plata, el bronce y el cobre se convirtieron en monedas

Francisco De Luna

Xalapa, Ver.- Los rostros de los personajes históricos parece que desafían al tiempo. Están acuñados en plata, cobre y bronce. Esas monedas han sobrepasado el tiempo, fronteras y una gran cantidad de manos les ha cambiado destinos y lugares. Algunas se desgastaron con el paso de los siglos, pero cada una cuenta su historia.

Emmanuel Márquez Lorenzo, es un coleccionista de monedas desde el año de 1999, pero también es presidente de la Asociación Numismática de Xalapa (Anumxa), organización creada el 11 de enero 2017.

La numismática es una ciencia auxiliar de la arqueología que trata del conocimiento de las monedas o medallas emitidas por una nación.

Se trata de un puñado de historia universal que se mezcla con la Independencia de México, la Revolución Mexicana, la Conquista, pero también la Segunda Guerra Mundial, el Imperio Romano, incluso con la época contemporánea.

La moneda más antigua que posee tiene mil 700 años, pues data del 318 al 320 Después de Cristo (DC), es romana y pesa dos gramos. Tiene el busto del Emperador Constantino I Magnus, y fue acuñada en Sicilia, Italia.

Le acompaña la leyenda “IMP CONSTANTINVS PFAVG” que significa Imperator Constantinus Pius Felix Augustus.

Y al otro lado de la moneda, tiene la imagen de dos victorias que sostienen un escudo con inscripción sobre columna o altar, siendo esta la forma en que pueden catalogarse “lo que alude generalmente la relación con la conquista sobre algún lugar o eventos importantes”.

 

La moneda de la muerte

En la colección de Emmanuel, no sólo hay denominaciones. Hay nombres, momentos, lugares y paisajes.

Cuenta que existe una que data del año de 1914 y se trata de un pronunciamiento contra el gobierno del entonces presidente de México, Victoriano Huerta.

“Para demostrar el odio que tenía Francisco Villa a Victoriano Huerta, manda acuñar una moneda de un peso en Cuencamé, Durango”. Su particularidad era el mensaje “¡Muera Huerta!”.

Entonces, Villa obligaba a sus tropas a distribuir esta pieza y conseguir su aceptación pese a la gravedad de su mensaje “y en esa época había miedo de aceptar una moneda de plata que tuviera una leyenda como esa. La solución de Villa era muy fácil. O la aceptas o mueres. Pero cuando Huerta se entera de esta situación, mandaba a fusilar también a cualquiera que la tuviera”.

Eso hace que popularmente se le conozca como “la moneda de la muerte”, porque o te mataba Villa o te mataba Huerta. Y cuando a la gente les llegaba, se deshacían de ella, por esa razón son ahora muy escasas. Pero actualmente, esa moneda puede tener un valor en el mercado de hasta 15 mil pesos.

 

Zongolica, un millón de pesos

Más que por su valor, muchas veces es por los datos históricos que contienen o sus particularidades, como nos comenta acerca del caso de la moneda veracruzana que hace referencia a la zona indígena de Zongolica, con valor de ocho reales en los tiempos de la Independencia, pero su valor hoy puede alcanzar hasta el millón de pesos, porque prácticamente son únicas y muy raras, además de que se les conoce sólo a través de fotografías.

En México, fue en el año de 1536 cuando comenzaron a utilizarse las monedas conocidas como “Carlos y Juana”, las cuales existen en denominaciones de 1/2, 1, 2, 3, 4 y 8 reales. La pieza que nos muestra en 4 reales presenta el escudo de los reyes de España, la “M” en alusión a la Casa de Moneda de México y la “L” al ensayador, Luis Rodríguez, encargado de la acuñación entre 1556 y 1576.

También tiene elementos como las columnas de Hércules con la leyenda de “Plus Ultra” que significa “más allá” es decir, “más allá de las columnas de Hércules: el reino de Indias, el nuevo mundo”.

El coleccionista cuenta que posterior a esa época (1572 y 1732) se acuñan a golpe de martillo las llamadas macuquinas, las cuales se identifican por su forma irregular, y que pueden tener en su forma simbologías alusivas sacras como el Sagrado Corazón de Jesús, o animales tales como aves y caballos.

 

Cómo das lata, sacando el cobre

Además de la vasta cultura, historia y arte que de las monedas emana, al estudio de la numismática se le debe la explicación al origen de algunas expresiones como “ya sacó el cobre” o “cómo das lata”.

La primera tiene que ver con la falsificación de monedas en el siglo XIX, pues la plata era muy común y era fácil tener acceso a ella en forma de moneda –a excepción de los peones de las haciendas- explicando que los falsificadores las reproducían en cobre:

“Les daban un baño de plata y daba la impresión de ser original, pero a medida que circulaba, se iba desgastando e iba sacando el cobre”. Su valor es más histórico porque ello representó la muerte para quienes se atrevieron a imitarlas “pues eran fusilados o colgados por hacerlas”.

“Cómo das lata” tiene su origen en las cantinas y hace referencia a fichas con las cuales se les pagaba a las mujeres que atendían a los clientes y que después eran cobradas como salario.

De entre su colección saca una muy particular, es color cobrizo –aunque se trata de una ficha- de la cantina “La Fragata” de Xalapa. Tiene inscrita la denominación 5 y el nombre de Arturo R. Velarde –probablemente dueño del negocio-.

Poco se conoce de ésta, sólo los datos que es de cobre y es posible que esa “moneda” tenga 80 años.

La colección de Emmanuel es de mil piezas con una amplia variedad en personajes y etapas. Cada grabado cuenta momentos e ideas, porque la moneda no sólo simboliza la economía, también representa el valor de la comunicación.

3 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here