Hora Cero

El reto perredista

Luis Alberto Romero

Manuel Bernal Rivera, uno de los líderes del Partido de la Revolución Democrática en Veracruz, ex militante de los partidos Mexicano Socialista y Comunista Mexicano, ex regidor en el ayuntamiento de Xalapa y ex diputado local, se refirió este martes a la circunstancia por la que atraviesa el Sol Azteca.

Dijo que durante el presente año, el PRD definirá su historia y apuntó que el partido debe perfilarse como una fuerza política de izquierda democrática.

Para el veterano dirigente perredista, son dos los caminos que puede tomar el PRD: se posiciona como una alternativa, como una opción de los ciudadanos frente a una izquierda “absolutista y populista”, o asume un papel marginal en el contexto político.

No faltará quien critique la posición de Bernal Rivera; sin embargo, el ex diputado tiene claro el escenario estatal y también el papel y los tiempos que corren en la política veracruzana.

En su conferencia de este martes, ponderó la importancia de la coalición de 2016 entre los partidos Acción Nacional y de la Revolución Democrática, con lo que se logró –dijo– “un gobierno de alternancia a un régimen arbitrario, corrupto e ineficiente”.

Esa alianza entre los perredistas y el panismo veracruzano logró, en efecto, la primera derrota del PRI en una elección para gobernador del estado; de ahí la importancia del papel del PRD, que en los tiempos de las definiciones de 2016, decidió hacer un frente común con Acción Nacional, de la mano del entonces dirigente estatal, Rogelio Franco.

Probablemente sin los votos y sin la participación del perredismo veracruzano, esa elección hubiera tenido un rumbo diferente; finalmente, es difícil saberlo con certeza.

Lo cierto es que a partir de ese proceso electoral, el crecimiento del Sol Azteca en la entidad ha sido notable: el año pasado, por ejemplo, en las municipales de 2017, el PRD colocó candidatos en 70 municipios de la entidad; en 42 ayuntamientos logró el triunfo (15 mujeres, por cierto), lo que indica que de cada 10 abanderados de ese partido, 6 salieron victoriosos de la contienda.

Por otro lado, en el nuevo convenio de coalición, signado entre las dirigencias estatales de PAN, PRD y Movimiento Ciudadano para la contienda del presente año, al perredismo le corresponden 8 candidaturas a diputaciones locales.

De igual manera, en la elección federal de este 2018, una de las dos posiciones de esa alianza para el Senado por Veracruz, será para el Sol Azteca.

La alianza con el panismo veracruzano, lejos de debilitar al PRD, le ha reposicionado entre el electorado. En ese contexto, en el proceso del presente año, el reto del partido que encabeza Jesús Velázquez Flores en Veracruz será, como bien dice Manuel Bernal, consolidarse como una alternativa de izquierda.

En Veracruz, el PRD tiene actualmente cuatro diputados en el Congreso del Estado, Yazmín Copete, del distrito de Santiago Tuxtla; Dulce María García, de Zongolica; María Adela Escamilla, plurinominal; y José Kirsh, de Poza Rica; de tal manera que los perredistas lograrán un buen resultado si al menos mantienen esa presencia en la Legislatura local, aunque un escenario inmejorable para ellos sería un aumento en el número de curules, sobre todo tomando en cuenta que Copete Zapot participará al frente de la segunda fórmula de la alianza PAN-PRC-MC al Senado, con altas probabilidades de llegar a la Cámara Alta.

Por otro lado, de ganar la contienda para gobernador de Veracruz, podríamos ver una vez más, en la próxima administración estatal, a una importante representación perredista. @luisromero85

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here