La vuelta a Veracruz en un teclazo

La iglesia, promotora del voto

Por Yamiri Rodríguez Madrid

En cada proceso electoral, los candidatos se acercan a la Arquidiócesis de Xalapa en parte, a pedir la bendición, en parte a buscar un respaldo moral por ser este aún el credo con mayor número de feligreses. Hoy que estamos en pre campaña por la gubernatura, el Senado y las diputaciones locales y federales, ya comenzaron a acercarse al clero, por lo menos la gran mayoría.

Los pre candidatos que ya lo han hecho, lo hicieron en forma privada, a fin de que los religiosos también conozcan sus planes para Veracruz pues, son influencia en miles de personas en la región.

Sin embargo, hoy los sacerdotes católicos son más cautelosos, sobre todo cuando en el proceso electoral del 2015, la Arquidiócesis de Xalapa y la Diócesis de Aguascalientes, fueron denunciadas por supuesta intromisión en el proceso electoral, con la intención de que se anularan los resultados electorales aunque eso no procedió.

Por eso ahora, los sacerdotes ya se preparan en talleres que les permitan promover el voto libre y razonado, pero sin trasgredir las leyes electorales. Desde el púlpito, ejercerán su liderazgo moral para que la ciudadanía salga a votar, sin decirles por quién; les pedirán que contrasten las propuestas, que analicen su viabilidad.

Caso contrario es el de otros credos que, en muchos casos aquí en Veracruz han operado como brazos ejecutores de los gobiernos en turno, sean municipales o estatales, como algunos pastores evangélicos o de la Iglesia de la Luz del Mundo que, a cambio de prebendas, como compensaciones bajo el agua de más de 5 dígitos o puestos, golpetean y critican a través del sermón. Pero ellos, no son medidos con la misma vara, no hay sanciones ni jalones de orejas desde Gobernación.

Y es que el votar no debe ser visto como una cuestión de fe, sino una como lo que es: una obligación ciudadana, que cuesta y cuesta mucho en todos los sentidos. No solo la Iglesia debe ser la promotora del voto, nadie debe llamarse apartidista, desdeñar lo que hacen los políticos pues, aunque no nos interese, sus acciones repercuten para mal o para bien, en nuestras vidas. No se vale solo quejarse si no se vota.

@YamiriRodríguez

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here