El Olmo y Las Trancas; 500 metros de asaltos constantes

Francisco De Luna

Xalapa, Ver.- Durante más de 30 años, la zona que divide a la colonia El Olmo con Las Trancas ha permanecido en penumbras. Y desde 2010 el número de delitos ha incrementado, refieren los vecinos quienes se organizan para levantar firmas e iluminar el sitio.

Andrea Cifuentes, una de las residentes recuerda que fue hace ocho años cuando los asaltos a transeúntes y a los automovilistas comenzaron a ser un tema de preocupación porque fueron aumentando.

Aunque sólo se trata de unos 500 metros aproximadamente, ese tramo está en completa oscuridad y eso les basta a los maleantes para cometer los atracos a los colonos de esta zona ubicada al sur de la ciudad de Xalapa.

David, otro de los vecinos, explicó que en 2011 contabilizó hasta nueve robos en una sola semana, en el tramo del vivero a donde actualmente están los restaurantes.

Detallan que a pesar de la presencia policiaca y aún con el reten de lo que ahora es la Fuerza Civil, los ladrones no tienen intimidación pues siguen robando sin importar la hora, «aunque como siempre, en la noche es cuando más atacan».

Los vecinos se organizan para solicitar firmas y pedir a las autoridades municipales gestionen en la Comisión Federal de Electricidad (CFE) la colocación de postes y alumbrado desde el edificio El Olmo hasta donde se instala el tianguis de Las Trancas.

Tan sólo en ese trayecto, consideran que es necesaria la instalación de 12 luminarias «porque cualquiera que pasé después de las 7:30 de la noche, verán todo en penumbras», refiere David quien al bajar del autobús después de las 09:00 de la noche tiene que atravesar forzosamente hacia por ese sitio para llegar a la colonia Moctezuma.

Baja del autobús a la altura del retén o del vivero, para dirigirse hacia una bajada con escalinatas y poder llegar a su casa ubicada en Moctezuma, cercano al edificio El Olmo.

Las familias creen que por ser una zona vecina a dependencias como la Fiscalía General del Estado (FGE), C-4, Tribunal Agrario debería de existir mayor seguridad y sobre todo alumbrado público.

Tan sólo en 2017, los vecinos más cercanos auxiliaron a por los meno 14 personas que fueron asaltadas de manera violenta en la zona. Los maleantes salen de entre lo montoso de las colonias y los terrenos baldíos para atacar a sus víctimas.

El lugar al carecer de alumbrado, los colonos están obligados a caminar entre las penumbras, donde por el temor tienen que avanzar a pasos agigantados y no convertirse en el blanco de los ladrones.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here