Desde el Café

Ni Sonia Sánchez ni Elízabeth Morales pierden
Bernardo Gutiérrez Parra

Para casi todos los priistas de Veracruz fue una sorpresa que María del Carmen Pinete Vargas y Juan Nicolás Callejas Roldán se registraran como precandidatos del PRI a la senaduría, cuando hasta hace prácticamente unas horas, los nombres que más sonaban eran los de las señoras Sonia Sánchez de Chirinos, ex primera dama de Veracruz; Elízabeth Morales, delegada del ISSSTE y Anilú Ingram, delegada de la Sedesol.

Se dice, se comenta y se menciona, que atrás de estas designaciones pudiera estar la mano negra de Fidel Herrera Beltrán. Y no estoy hablando de su mano en el sentido peyorativo de la palabra, sino porque el señor es de color serio.

Volviendo a la mano de Fidel, el rumor no confirmado dice que habría operado para que ambos personajes contiendan por la senaduría y este rumor está dentro del margen de las posibilidades.

¿Por eso declinaron Sonia Sánchez, Elízabeth Morales y Anilú Ingram cuando era de todos sabido el deseo de las tres por participar en la contienda?

No necesariamente.

Una fuente me comentó que en el PRI les dijeron: ¿Quieren contender? adelante, pero ustedes se pagarán su campaña porque no hay dinero.

Esta acotación también está dentro el margen de las posibilidades. Al menos en estos momentos el PRI no cuenta con los suficientes recursos para repartirlos entre tantos candidatos como abanderará y en el caso de Callejas Roldán, el líder magisterial cuenta con la infraestructura necesaria y parte del voto de los maestros como para hacer una campaña más o menos decente.

¿Y la señora Pinete? Al parecer -me dijo la fuente-, entró por proceso de eliminación al declinar las señoras arriba mencionadas cuando les dijeron que no las apoyarían económicamente.

Lo que la fuente no me pudo contestar es si la Pinete tiene dinero para una campaña electoral. Lo que sí me dijo es que ambas candidaturas son muy opacas y con pocas posibilidades de triunfo. Tan es así que será el mismo José Yunes quien les meta el hombro en la campaña en lugar de que ellos lo hagan con el peroteño.

¿Qué pasará con las aspirantes que declinaron?

Si José Yunes gana la gubernatura, es casi un hecho que doña Sonia Sánchez de Chirinos ocupe un lugar en el gabinete. La señora es una mujer preparada, muy trabajadora y dejó una buena imagen entre los veracruzanos.

Sonia Sánchez hizo un excelente papel como presidenta del DIF durante el sexenio de Patricio Chirinos y prácticamente la conocen en todo el estado, principalmente en las comunidades. Eso lo sabe Yunes Zorrila, que además, no olvida que fue don Patricio quien lo apoyó e impulsó en 1998 a la presidencia municipal de Perote.

Puedes apuntar lector a Elízabeth Morales como candidata a una diputación federal. La dilatada carrera política de la actual delegada del ISSSTE, además de las excelentes cuentas que ha entregado en todos los cargos que ha ocupado, son su mejor carta de presentación.

Es evidente que debió dolerle no ser nominada para contender por la senaduría, pero mostró madurez y sobre todo disciplina a la hora de declinar, virtudes que son muy bien vistas en el partido y le servirán de mucho en el futuro.

¿Y Anilú Ingram? El panorama es más complicado para ella, pero quizá sea otra vez candidata a diputada. Quizá.

bernardogup@hotmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here