Piden becas pero no dan resultados

Redacción

Para que un atleta y entrenador sean sujetos a un estímulo económico o beca deportiva, requiere obligatoriamente y por ley, haber sido objeto de resultados deportivos establecidos en dichos lineamientos y publicados en la Gaceta Oficial del Gobierno del Estado de Veracruz.
Mariela Ferrer Sánchez, que se quejó de que sus representados ya no reciben dinero, olvidó que sin ningún tipo de medallas ganadas, el entrenador Luis Mateo Tapia Arizmendi, a pesar de no estar  certificado, tenía una beca de 15 mil pesos en el periodo 2013-2014; para el 2014-2015 recibió una beca de siete mil 500, también con cero resultados en medallas.
En los mismos años, Flavio Tapia Ferrer recibió tres mil pesos y para el 2014-2015 se le redujo a mil 500 sin dar algún premio de trascendencia para la entidad.
Para el 2015-2016, Luis Tapia continuó con su racha de cero medallas, pero con la diferencia de que la administración estatal de ese momento le redujo la cantidad a tres mil pesos. Mientras que Flavio Tapia Ferrer, en el 2015, obtuvo una medalla de plata pero con la reducción de su beca a mil pesos.
En el 2016, y con la transición política en el Estado de Veracruz, Tapia Arizmendi, con ninguna contribución competitiva para el estado, recibió una beca deportiva de 10 mil pesos, por su parte a Flavio Tapia se le incrementó a tres mil pesos, y por primera vez recibió un monto económico por parte del estado Rigoberto Tapia Arizmendi con mil 500 pesos.
Al momento de la entrada en funciones por parte de la administración estatal de Miguel Ángel Yunes Linares como gobernador, y de María de los Ángeles Ortiz Hernández al Instituto Veracruzano del Deporte, se analizaron las inversiones y se ajustó conforme a la ley y los reglamentos vigentes, con base en el Artículo I2 de los Lineamientos Generales y Específicos para el Programa de Becas, Estímulos y Reconocimientos del IVD.
En el 2017, Luis Mateo Tapia Arizmendi, con cero medallas obtenidas en competiciones fundamentales, de 10 mil pesos se bajó a tres mil; en tanto, Flavio Tapia también por sus resultados negativos ya no fue acreedor a beca, y por su parte Rigoberto Tapia se mantuvo con mil 500.
Flavio Tapia Ferrer trabaja en el gimnasio “Romary Rifka González” que se encuentra en «Leyes de Reforma» y que es administrado por el IVD, ganando ocho mil pesos mensuales.
Estas son las cifras invertidas en el grupo de trabajo de Mariela Ferrer, ahora, que fue reiterativa en que no hay apoyos para su gente de levantamiento de pesas.
Fuentes consultadas informaron que la entrenadora de Xalapa ha solicitado al IVD tres diferentes apoyos, de los cuales dos fueron solicitados en 2017 y uno este año, todos resueltos a su favor y de sus atletas.
Uno de ellos fue el traslado a la concentración para tres deportistas y un entrenador al Centro Paralímpico Mexicano, así como otro más al Campeonato Clásico de Powerlifting. Ya en el 2018, ella asistió, y con uniforme del Instituto Veracruzano del Deporte, a los Juegos Nacionales Deportivos sobre Silla de Ruedas, acompañando a sus entrenados. El 100 por ciento de sus peticiones fueron aprobadas.
Para la entrenadora salir a los medios y denunciar supuestos actos ha sido muy fácil, hasta calificarían algunos de irresponsable y rayando en la ilegalidad.
En marzo de 2014, el entrenador Joel Mackenzie Díaz tuvo que responderle a la xalapeña, ya que ella lo acuso sin fundamento alguno, sobre que él era promotor del dopaje.
A lo que en su momento respondió: «De mí han hablado los horrores más grandes, sin pruebas sólidas de lo que dicen”, comentó el ex campeón nacional cubano, a un medio local en ese año.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here