Desaparición del glaciar Jamapa puede dejar sin agua a más de 30 municipios

Francisco De Luna

Xalapa, Ver.-La desaparición del glaciar “Jamapa” del Pico de Orizaba ha ocasionado que uno de los afluentes se haya quedado sin agua y por lo tanto ahora el arroyo está completamente seco.

El ambientalista, Luis Tress ha recorrido durante dos décadas esa zona y jamás había observado un fenómeno de esa magnitud, lo que le sorprende al considerarlo un alto grado de impacto ambiental por los cambios climatológicos.

“Jamás lo había visto sin agua y ahora, aunque hace un calor digamos sorprendente, en años anteriores también en estas fechas el cuerpo de agua sí tenía aunque fuera un nivel bajo”.

Relató que el arroyo conocido como Aguacapan actualmente está seco y a pesar de las lluvias, este no tiene ni humedad, lo que permite ver y tocar el fondo de estos mantos acuíferos.

Dio a conocer que desde hace una semana el arroyo se secó por completo, “en los años que llevó recorriendo ese camino aunque he visto el río como poco caudal, pero nunca se había secado”.

Para el ambientalista, se trata de un problema muy grave, ya que a pesar que ha llovido, el afluente que forma parte de la microcuenca del río Jamapa, no presentó caudal.

Por esa razón, estima que el problema de la falta de agua puede ser en la parte alta ante los altos grados de calor.

Las afectaciones al arroyo se atribuyen al cambio climático, refirió el activista quien citó la problemática de la desaparición de glaciar “Jamapa” del Pico de Orizaba que podría generar más afectaciones en los afluentes que surten de agua a cientos de ciudades.

De acuerdo con Info Rural, el glaciar abastece de agua a más de 30 municipios de la región, advirtió Emilio Zilli Debernardi, coordinador de la iniciativa ciudadana Del Volcán al Mar.

“Sin embargo, las comunidades de la montaña solo reciben migajas, sin retribuir los servicios ambientales que brindan a la cuenca baja, por lo que urgió a la sociedad civil a exigir destinar recursos del Fondo Ambiental Veracruzano y municipios para el rescate”, refiere el texto.

“Somos culpables todos del desastre que se vive en la franja de un kilómetro alrededor del cráter, no solo los campesinos que cortan madera para sobrevivir, tenemos que aceptar y reflexionar que aquella grave lesión es consecuencia del cambio climático, y de los talamontes que siguen dañando al volcán ante la impunidad de las denuncias de las comunidades vecinas”.

Zilli Bernardi destacó en Info Rural que el reto es que los municipios de la cuenca del Jamapa trabajen en la organización de las comunidades y reconozcan la necesidad urgente del rescate del volcán.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here