La vuelta a Veracruz en un teclazo

El negocio de la sangre en los hospitales veracruzanos

Por Yamiri Rodríguez Madrid
En el marco del Día Mundial del Donante de Sangre, es necesario hacer conciencia en todas aquellas personas que lucran con el dolor y desesperación de miles de familias, al venderles lo que tanto necesitan para sus enfermos: unidades para transfusión.
Basta darse una vuelta por el Centro Estatal de Cancerología, en la capital veracruzana, para constatarlo: camine una mañana por cualquier pasillo e inmediatamente alguien le abordará discretamente para decirle que, si necesita un donador, por 500 pesos o x cantidad, él o ella lo puede hacer. Si la familia tiene recursos, inmediatamente accede. Si no, continuará clamando prácticamente en la soledad del desierto, por la ayuda solidaria.
Todos los días hay cientos de personas que requieren donadores. Los hospitales públicos abren sus puertas desde temprano para recibir a quienes valiente y desinteresadamente acuden al llamado. Incluso, para que más personas asistan, hasta gratuitamente le practican la prueba del VIH. Pero son pocos, muy pocos, los donantes.
El tema de la campaña de este año, de la Organización Mundial de la Salud (OMS), es que la donación de sangre es un acto solidario. Se destacan los valores humanos fundamentales del altruismo, respeto, empatía y generosidad, que están en la base de los sistemas de donación voluntaria y no remunerada. Con el lema “Date a los demás. Dona sangre. Comparte vida”, se busca llamar la atención hacia el papel que tienen los sistemas de donación voluntaria a la hora de cuidarnos unos a otros y crear lazos sociales y una comunidad cohesionada.
El que en los hospitales veracruzanos se comercialice la donación de sangre no es culpa de nuestras autoridades, sino una muestra evidente de un fallo como sociedad. ¿Cuántas veces usted ha donado sangre?, ¿cuántas veces ha compartido el mensaje de un conocido que solicita donadores?
Los bancos de sangre batallan todos los días por reabastecerse, ya no hablemos de los tipos más raros de sangre, sino de los más comunes que prácticamente todos tenemos. Hoy, que en todos nuestros nosocomios se está recibiendo sangre, las filas deberían compararse a las de una caja en venta nocturna de tienda departamental pero no, todos nos hacemos de la vista gorda hasta que, desafortunadamente, nosotros o alguien de nuestra familia la necesitamos.
@YamiriRodríguez.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here