Inundaciones, repetida historia en la colonia 23 de Marzo, de Xalapa

Francisco De Luna

Xalapa, Ver.-Las afectaciones por inundación se repiten una y otra vez en la colonia 23 de Marzo de la ciudad de Xalapa. Sólo basta con que llueva una hora para que las familias comiencen a preocuparse porque el agua se mete a las viviendas.

Los anegamientos para ellos “es lo peor”, porque para el agua en esa zona no hay barrera.

Los muros construidos en las entradas de las casas no sirven de mucho, porque es tanta la cantidad de agua que ésta rebasa los niveles e inunda el interior de los domicilios.

La casa del señor José Luis Rivera es una de tantas a la que le construyeron un muro de casi metro y medio frente a la puerta “como un muro para contener las corrientes de agua” pero en ocasiones esa barrera ha sido rebasada por las aguas.

El señor Rivera llegó a vivir a esta colonia hace 22 años, pero desde hace 16 comenzaron los problemas con las inundaciones, por esa razón algunos de sus vecinos construyeron bardas en la entrada de sus viviendas, otros sólo colocaron compuertas.

También considera que estas afectaciones ocurren porque las colonias han crecido y con las construcciones los cauces de los escurrideros se han desviado y al no encontrar salida forman una gran laguna que atrapa a decenas de propiedades.

Él relata que en cada temporada de lluvia, sobreviene la preocupación, el temor de perder las pertenencias. Dice que no sólo acostumbrados a batir el lodo que se extiende en sus calles. También tienen que ingeniárselas para impedir que sus viviendas no se inunden.

Lo anterior es prácticamente imposible, porque el agua sube y “revienta” todo lo que se acumula. Pero esto se debe a que las tragatormentas están tapadas con lodo y eso genera que haya “taponamientos”.

Las calles más afectadas son Luis Donaldo Colosio, Diana Laura, Perdices y Constantinos, donde las viviendas quedan atrapadas en una enorme laguna.

Eso ha generado que los escurrimientos que caen de la colonia Nacional hacia la 23 de Marzo, no desfoguen y entonces comienzan a acumularse hasta atrapar a las decenas de familias que cada año pierden sus pertenencias.

Los desagües no funcionan y a pesar de que han hecho las peticiones a la Comisión Municipal de Agua y Saneamiento (CMAS), estos no han atendido los llamados para desazolvar esas aguas lodosas.

“Necesitan venir con maquinaria pesada para liberar toda la tierra que baja de la zona”, expone don José Luis Rivera quien tiene su domicilio marcado con el número 4 en las cercanías de la populosa colonia El Sumidero.

Aquí no sólo enfrentan inundaciones, ya que cuando baja el agua surgen otras angustias como batir el piso lodoso, renegrido, pegajoso y con mucho olor a excremento. Y también el fango que queda dentro de sus casas.

Las dos coladeras siempre quedan saturadas de tierra y basura y a pesar de los reportes constantes, las autoridades municipales han ignorado cada una de las peticiones, incluso los proyectos han sido rechazados.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here