Ayotzinapa, “punta del iceberg” en casos de desaparición forzada

Carlos Hugo Hermida / UV

Xalapa, Ver.- Edith Escareño Granados, consultora independiente en acompañamiento psicosocial a familiares de víctimas de actos de violencia, afirmó que la desaparición forzada de 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos” ─ en septiembre del 2014─, es tan sólo la punta del iceberg en cuanto a casos de desapariciones en México.

“A cuatro años de que ocurrió, el caso Ayotzinapa es un hecho emblemático que refleja la dura crisis de violaciones a derechos humanos que ocurren en el país”, expresó en la presentación de Yo sólo quería que amaneciera. Informe de impactos psicosociales del caso Ayotzinapa, realizada el 21 de junio en la Unidad de Servicios Bibliotecarios y de Información (USBI) de la Universidad Veracruzana (UV), acompañada por Ximena Antillón Najlis, investigadora del Centro de Análisis e investigación Fundar.

En este evento, que formó parte de las actividades del programa “Tendiendo puentes para la paz” de la UV, Edith Escareño destacó que el caso Ayotzinapa debería ser una ofensa nacional, ya que en México no sólo existen 43 sino 34 mil personas desaparecidas, cifra a la que se suma un gran número de migrantes de otras nacionalidades que atraviesan el país para llegar a Estados Unidos.

Menciono que este caso destapó la cloaca de la desaparición forzada en México y la impunidad con la que el Estado se encarga de estos hechos y sostiene verdades históricas que no son sostenibles.

“El gobierno debe tener la voluntad de investigar y encontrar a los responsables de estos hechos, en lugar de criminalizar a las víctimas y a sus familiares”, enunció

Ximena Antillón comentó que el caso Ayotzinapa es paradigmático de una situación que viven familiares de personas desaparecidas en México, casos que ─en su gran mayoría─ están en la impunidad.

“Este hecho refleja la falta de investigación y sanción a los responsables de búsqueda de las personas desaparecidas en el país.”

Explicó que el caso Ayotzinapa representa una pedagogía de la impunidad, ya que le muestra a la sociedad que todas las personas son propensas a desaparecer y las deja en un estado de miedo y vulnerabilidad permanente.

Este hecho marcó un punto de inflexión, en donde se pensaba que la reacción de muchos sectores de la sociedad y la repercusión internacional podían mover al Estado mexicano para hacer un parteaguas e investigar y sancionar a responsables.

Pese a esto, agregó, las resistencias institucionales se mantuvieron para cubrir lo que ocurrió, para que no se investigara ni se diera con el paradero de los normalistas desaparecidos y en cambio se manejó una “verdad oficial”, que fue un montaje.

Ximena Antillón declaró que el papel de la sociedad es importante para arropar a víctimas y familiares de las personas desaparecidas, y para solidarizarse con ellos en todas las formas posibles.

“Para los familiares de los 43 normalistas desaparecidos es de suma importancia el apoyo de diferentes sectores de la sociedad para mantener su lucha y continuar en busca de la verdad”, concluyó.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here