Hora Cero

Las prerrogativas futuras
La crisis priista en puerta

Luis Alberto Romero

El pasado 11 de septiembre, el Organismo Público Local Electoral (OPLE) aprobó las prerrogativas que le corresponderían a los nueve partidos políticos en Veracruz.
El órgano electoral acordó que PAN, PRI y Morena serían los partidos que más recursos recibirían para actividades ordinarias, específicas y gastos de campañas.
El Ople determinó que al PAN le corresponderían poco más de 120 millones 800 mil pesos para 2018; al PRI, 107 millones 445 mil; y a Morena, 105 millones 200 mil.
Lo distribuido para las otras fuerzas políticas no llegó ni a la mitad de lo que se asignó a cualquiera de los partidos hegemónicos: al PRD le asignaron poco menos de 51 millones; al Verde Ecologista, 46 millones; en tanto que a los partidos del Trabajo, Encuentro Social y Movimiento Ciudadano sólo les correspondieron recursos para las campañas, 9 millones 600 mil pesos a cada uno, dado que en el más reciente proceso local electoral, el de 2016, ninguno de ellos alcanzó el mínimo requerido para mantener el reconocimiento.
Esa asignación presupuestal que contemplan las leyes mexicanas, no corresponde a una decisión arbitraria del órgano electoral, sino a los resultados obtenidos por los propios partidos en el más reciente proceso. De esa manera se entiende que al PRD se le hayan desplomado las prerrogativas casi a la mitad.
Por cierto, la elección para gobernador del estado no es la que determina el tema de las prerrogativas para los partidos, sino los procesos para diputados locales. Ese es, para efectos de la distribución de recursos públicos, la elección importante, de tal manera que el partido que más votos obtenga en esas contiendas, el que más diputaciones logre, será también el que más recursos reciba a partir de 2019.
En el caso de la alianza PAN-PRD-MC, es claro que igual que como ocurrió en 2016, cuando los ciudadanos que votaron por el actual gobernador del estado cruzaron el logo del blanquiazul en la boleta, en vez del distintivo del Sol Azteca, se prevé que serán los panistas los que reciban la mayor cantidad de votos.
Lo mismo ocurre con la alianza Morena-PES-PT, en la que el partido de López Obrador será más beneficiado, para efectos de prerrogativas; a fin de cuentas, los aliados de Morena sólo juegan un papel testimonial en este proceso.

La crisis priista en puerta
El PRI es un caso aparte: de los recursos aprobados para este partido, las autoridades descuentan casi la mitad, debido a la multa impuesta por el órgano electoral.
Por otro lado, habría que tener en cuenta que los pronósticos, incluso las encuestas distritales, no ubican a los candidatos a diputados locales priistas en papeles protagónicos; de hecho, casi todos están colgados de las valencianas de su candidato a gobernador, José Francisco Yunes, de tal manera que es muy probable que sólo uno o dos priistas lleguen al Congreso local por mayoría relativa.
Incluso, hay quien afirma que a la próxima Legislatura del Estado podría no llegar ni uno de los actuales candidatos priistas en campaña.
No es un secreto que los candidatos a diputados locales del PRI son un desastre; de ello se desprende la posibilidad de que para el próximo año, el tricolor no sólo enfrente el problema de los descuentos por las multas, sino, sobre todo, el de las escasas prerrogativas por los pocos votos logrados en la elección para diputados.
En la actualidad, en los pasillos del edificio de Ruiz Cortines, sede del CDE del PRI, se habla de crisis financiera, de pocos recursos y de insuficiencia de dinero para cubrir la nómina de la burocracia del partido; sin embargo, eso podría ser sólo un resfriado si se toma en cuenta la pulmonía que se les avecina en 2019. @luisromero85

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here