Hora Cero

El contaminado proceso electoral veracruzano
Luis Alberto Romero
Como si las frecuentes quejas y denuncias que han presentado los diferentes partidos políticos en el marco del proceso electoral veracruzano no fueran suficientes, los hechos registrados en el sur de Veracruz terminaron por contaminar aún más el ambiente político de la entidad.
Este miércoles por la mañana, en redes sociales trascendió el robo de boletas electorales en Coatzacoalcos.
La versión fue confirmada posteriormente por el Organismo Público Local Electoral (OPLE) y por el Instituto Nacional Electoral, INE, cuyos titulares dieron a conocer que 2 mil 805 boletas fueron robadas en el citado municipio.
Las boletas correspondían a tres paquetes federales y dos locales del distrito 29 de Coatzacoalcos; fueron mil 683 boletas federales y mil 122 locales.
Los órganos electorales informaron que de inmediato, las boletas serán enviadas a reimpresión y estarán en el lugar asignado el jueves, en el caso de las federales, y el viernes, las que corresponden al proceso local.
Josué Cervantes Martínez, del Instituto Nacional Electoral, se refirió a la seguridad del proceso y dijo que ésta será reforzada con el apoyo de la Policía Federal.
Alejandro Bonilla Bonilla, consejero presidente del OPLE, y el representante del INE, anunciaron que se interpondrán las denuncias ante la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales, FEPADE, instancia que tendrá que investigar el caso.
Un día antes de ese lamentable hecho delictivo, el diputado local priista Ernesto Cuevas Hernández, quien busca la reelección en el distrito de Misantla, subió a redes sociales un video en el que denuncia el presunto reparto de despensas con fines electorales.
Cuevas Hernández llevó a un notario público para dar fe de las camionetas interceptadas y retenidas por los misantecos, mismas que transportaban despensas y otros apoyos.
El diputado local abrió una de las bolsas negras que contenían productos de la canasta básica; dijo “no se vale” y aseguró que existía un intento por sabotear sus eventos políticos. Adelantó, de igual forma, que presentará su denuncia ante la FEPADE.
Ante el Organismo Público Local Electoral, hasta hace tres semanas, los partidos habían interpuesto más de un centenar de recursos de inconformidad contra adversarios en la contienda.
De acuerdo con la FEPADE, entre septiembre de 2017, cuando arrancó el proceso, y mayo del presente año, de las mil 600 denuncias presentadas por presuntos delitos electorales, 95 correspondían al estado de Veracruz.
Este miércoles, a propósito del proceso electoral veracruzano, platico con un dirigente de una organización social con presencia nacional que se ha identificado con el Partido Revolucionario Institucional (el nombre es lo de menos); califica la contienda como “reñida” y muestra su preocupación por el uso excesivo de recursos en las campañas y también por el manejo al área de seguridad pública; la policía veracruzana, señala, estaría operando para inclinar la balanza.
Nada que pueda comprobar, ni siquiera el supuesto exceso en los gastos de campaña; pero el punto no es una denuncia difícil de sustentar, sino una percepción que se extiende sobre el uso político de los recursos del estado para apoyar a un candidato y a un partido.
Por otro lado, lo peor no es la percepción, ni la frecuencia y contundencia de las denuncias presentadas por los partidos, sino los hechos que contaminan el ambiente electoral veracruzano, como el ocurrido en Coatzacoalcos.
Si esa tendencia se mantiene; si el hecho registrado en Coatzacoalcos se reproduce; y si el resultado de la jornada electoral del domingo fuera demasiado cerrado, entonces el riesgo de la anulación del proceso aumentará de forma considerable. @luisromero85

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here