Hora Cero

 

Fiscales de Veracruz, los frustrados nueve años

Luis Alberto Romero
De los últimos gobernadores veracruzanos, sólo Fidel Herrera Beltrán ha logrado dejar un sucesor a modo. La historia reciente de la entidad nos indica que por lo general, quienes llegan al Poder Ejecutivo del Estado lo hacen en condiciones adversas e imponiéndose al mandatario en turno.
En la sucesión de 1992, hace 26 años, el candidato del entonces gobernador, Dante Delgado, era Miguel Alemán Velasco, quien no llegó en esa ocasión al cargo; lo hizo Patricio Chirinos Calero.
En 1998, el proyecto del titular del Ejecutivo veracruzano era Miguel Ángel Yunes Linares, quien se quedó en el camino en aquella ocasión; el sucesor fue Miguel Alemán, quien seis años después, en 1994, intentó impulsar las aspiraciones de Alejandro Montano Guzmán, pero se impuso el senador Fidel Herrera.
En 2010, Herrera dejó a Javier Duarte y con eso se concretó el único proyecto transexenal en la etapa reciente de Veracruz.
Duarte de Ochoa, sin embargo, no repitió lo hecho por Fidel, y su alfil, Alberto Silva Ramos, ni siquiera alcanzó la candidatura de su partido. En 2016, Miguel Ángel Yunes Linares no sólo derrotó al gobernador en turno, sino que dio al PRI su primer fracaso electoral en la historia.
Tras un año y medio en el cargo, Yunes Linares tampoco logró dejar sucesor a modo; si bien su hijo, Miguel Ángel Yunes Márquez, fue candidato sin mayores problemas, el trabajo en el gobierno del estado no le bastó para frenar la enorme ola de Andrés Manuel López Obrador en la entidad.
Así las cosas, sólo un antecedente existe en Veracruz de un gobernador que lograr imponer sucesor; y ya sabemos cómo terminó esa historia: Fidel, en el descrédito político; y Duarte, preso en el Reclusorio Norte y con una de las peores reputaciones en la historia reciente de nuestro país.
Algo parecido ocurre con los cargos que han pretendido heredar los gobernadores. Recordemos que tras una serie de reformas legales a la Constitución Política de Veracruz, al finalizar enero de 2015 fue nombrado Luis Ángel Bravo Contreras como titular de la Fiscalía General del Estado.
En su momento, cuando se reformó la ley para dar autonomía al fiscal, la mayoría priista argumentó que ese organismo dejaría de tener dependencia del gobernador en turno; sin embargo, no faltó quien observó que la reforma buscaba en realidad proteger las espaldas de Javier Duarte.
De acuerdo con la ley aprobada, Bravo Contreras permanecería en el cargo por un periodo de 9 años, pero no duró ni dos porque al finalizar el interinato de Flavino Ríos renunció a ese espacio. En junio pasado, el ex fiscal fue detenido y hoy se encuentra en el penal de Pacho Viejo.
Al lugar que ocupaba Luis Ángel Bravo llegó el abogado Jorge Winckler Ortiz al finalizar 2016. En la Legislatura local, ahora con mayoría panista, se determinó que Winckler duraría 9 años. Sin embargo, todo parece indicar que al igual que Bravo Contreras, el actual fiscal veracruzano tampoco permanecerá en el cargo por mucho tiempo.
Por segunda ocasión, dos años podría ser el tiempo que dure el fiscal, dado que los próximos inquilinos del gobierno estatal adelantaron que le iniciarán juicio político.
Lo cierto es que con la nueva realidad de Veracruz y con la mayoría que tendrá el Movimiento de Regeneración Nacional en la Legislatura del Estado, no es difícil imaginar el fin que le espera a Winckler, quien prácticamente no tendría posibilidades de mantenerse en el cargo.
Lo cierto es que al igual que su antecesor, el actual fiscal podría no completar el periodo para el que fue electo en la Legislatura; y lo mismo ocurriría en el caso del fiscal anticorrupción, nombrado de forma reciente en el Congreso local, a pesar del rechazo de Morena y PRI. @luisromero85

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here