En Bugambilias del Sumidero, Xalapa, viven pesadilla de inundaciones desde hace veinte años

Francisco De Luna

Xalapa, Ver.- Como cada año las inundaciones se repiten. Regresan las mismas preocupaciones, las mismas maniobras –rescatar las pertenencias- y esperar a que el agua disminuya sus niveles para poder sacar el lodo que brotó de los drenajes y que ha manchado pisos y paredes.

Se trata de las familias del fraccionamiento “Bugambilias del Sumidero”. Las mismas que este miércoles protestaron para exigir la construcción del colector pluvial, obra prometida desde hace dos décadas.

Hay quienes compraron sus casas en 400 mil pesos a la constructora Aguayo con la esperanza de forjar un patrimonio, pero jamás pensaron que la adquisición se convertiría en una pesadilla familiar.

Con las últimas tormentas, las casas volvieron a inundarse, pero no sólo esas, también la tubería que desde hace dos meses dejó abandonada el personal de la Comisión Municipal del Agua (CMAS).

Para los vecinos de esta unidad habitacional resulta paradójico que sus calles tengan nombre de desiertos y se inunden de manera constante hasta con niveles que rebasan un metro, con puras aguas del drenaje.

Son las calles Desierto de Nubia, Desierto de Gobi, Desierto de Kalahari y Desierto de Negueb. Aquí desde hace 18 años las aguas negras no sólo escurren entre los drenajes, también pasan a las casas y permanecen estancadas más de seis horas.

Las familias han hecho de todo, desde protestar en CMAS, en el Palacio Municipal, la plaza Sebastián Lerdo de Tejada y hasta en algún momento durante días colocaron mantas en contra de las dos anteriores administraciones municipales.

En ellas ponían en evidencia las constantes afectaciones, así como el paseo y los saludos de la entonces presidenta municipal, Elízabeth Morales García.

Miguel Ángel Godos, vive en la casa número 12 en la calle Desierto de Nubia. Cuenta que la primera inundación ocurrió el 24 de mayo del año 2000, a seis meses de haber recibido sus casas.

La gran cantidad de agua que se acumula en estas calles, es capaz de romper paredes, arrastrar y sumergir vehículos, detallan quienes observan cómo entre vecinos pierden lo que con dificultades han adquirido.

La obra del colector pluvial ha sido solicitada a seis administraciones municipales y cada una promete la construcción del colector, pero jamás se construye.

Otra de las vecinas, Fernanda Juárez contó que ha sido necesario construir quicios en las puertas de casi todas las casas para evitar que el agua entre, sin embargo, eso no ha sido suficiente porque los niveles siguen incrementando.

La inversión para el colector oscila en aproximadamente 1 millón 57 mil pesos “y se acabarían los problemas de inundación a las 40 propiedades que llevan casi dos décadas sufriendo por las aguas”.

Otra de las afectadas relató que antes de las lluvias empacan sus pertenencias para poder huir en caso necesario, aunque en algunas ocasiones el agua los toma por sorpresa y no pueden rescatar absolutamente nada.

Pero también refieren que las inundaciones ocurren porque lo que sería la planta de tratamiento de aguas residuales está atascada de tierra y al llenarse se desborda y provoca los enormes encharcamientos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here