Hora Cero

Elecciones 2018, ganadores y perdedores
Luis Alberto Romero
En el ámbito federal, Morena no sólo contará con la Presidencia de la República, sino que tendrá control de ambas cámaras: 188 diputaciones y 56 senadurías darán mayoría al proyecto de Andrés Manuel López Obrador.
Por otro lado, en el tema del financiamiento a partidos políticos, se estima que las prerrogativas de Morena se triplicarán en 2019 con relación al presente año. Acción Nacional más o menos mantendrá su nivel, en tanto que el PRI registrará un desplome en sus ingresos, al igual que el Sol Azteca.
En Veracruz ocurrirá algo parecido: Morena tendrá el control de los poderes Ejecutivo y Legislativo y sus prerrogativas registrarán un incremento considerable a partir del año entrante; el PAN podría crecer ligeramente en 2019; en tanto que PRI y PRD se convertirán en los grandes perdedores de la contienda en el tema del financiamiento público.
A la larga, al Sol Azteca de Veracruz le salió cara su alianza con Acción Nacional; en 2016, cuando se concretó por primera vez dicha coalición, los perredistas lograron algunas posiciones, la más importante fue la Secretaría de Gobierno para Rogelio Franco Castán, pero como partido observaron una reducción dramática en sus ingresos por concepto de prerrogativas. Justificaban los promotores de la alianza: “ganamos gobierno, aunque perdimos partido”.
Las cabezas del perredismo veracruzano, decía, ganaron algunos espacios en la estructura del gobierno estatal durante un par de años; sin embargo, vieron como su partido se desplomó, fue absorbido por el PAN y, sobre todo, por la expresión del panismo que es encabezada por el gobernador del Estado.
En la elección del presente año, los perredistas mantuvieron esa alianza, que se extendió a todo el país; el resultado, una votación nacional ligeramente superior al 5 por ciento; una bancada en la Cámara Baja de sólo 21 diputados, cuando hace tres años tuvieron 61; y en el Senado, únicamente 8 posiciones, cuando tenían 22.
En Veracruz, el PRD no tendrá presencia en el próximo Congreso local; y sus ingresos como partido se fueron al piso. Tampoco tendrá posiciones en el próximo gobierno; lo único que le queda fueron las posiciones municipales ganadas en la elección de 2017.
El Sol Azteca hace mucho que dejó de ser un partido referente de la izquierda mexicana; y hoy lucha por alejarse de la imagen del partido bonsái.
Por otro lado, pareciera que el descalabro priista en la contienda del presente año terminó por sepultar a la otrora aplanadora electoral. Afectado por años de descrédito, en el ámbito nacional, el PRI tocó fondo. Desde 1994, cuando logró 300 curules en la Cámara Baja, la caída del priismo fue sistemática en cada contienda, pero nunca había llegado a un nivel tan bajo como en 2018.
En la pasada legislatura federal, el PRI tuvo 203 diputados; tendrá sólo 43. En Veracruz ocurre algo parecido: del partido que tuvo la hegemonía en el Congreso local hasta 2016 ya no queda nada; el PRI fue bajando su nivel y su siguiente bancada apenas será de tres diputados.
¿Qué viene para las principales fuerzas políticas en la entidad?. Morena y el gobernador electo trabajan en la integración del proyecto, en la definición de las políticas públicas y en la conformación del equipo de trabajo. PRI, PAN y PRD, por su parte, tendrán tiempo para reorganizarse en espera de recuperar posiciones en la siguiente contienda, 2021; en ese proceso de reacomodos internos, los grupos panistas, priistas y perredistas buscarán la hegemonía en sus respectivos partidos. @luisromero85

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here