Tras 4 décadas, La Valenciana baja sus cortinas; la crisis económica provoca el cierre de esa empresa histórica de Xalapa

Francisco De Luna

Xalapa, Ver.-“Barrio de la Palma. Gracias por sus 40 años en nuestro barrio. Usted fue un personaje que marcó huella y siempre lo recordaremos. Familia Cerdán. Agosto de 2018. Xalapa Veracruz”.

Se trata del mensaje de despedida a don Fernando Jesús Valencia y González, quien después de 4 décadas tuvo que cerrar la tradicional tienda que tenía por nombre “Valenciana”.

Este lunes 20 de agosto (2018), la tienda cerró definitivamente el local marcado con el número 56 ubicado en la esquina de las calles Pino Suárez y Corona en la zona de la ciudad de Xalapa.

Cuando los vecinos se enteraron que este negocio cerraba para siempre, comenzaron a llegar para agradecer a Don Fernando por las atenciones brindadas durante todos estos años.

El comercio inició en año de 1972 en la calle Xalapeños Ilustres, donde vendían carnes con cortes tipo americano; el giro fue un éxito del por la demanda de productos; la gente abarrotaba el local.

Luego, La Valenciana comenzó  la venta de semillas, abarrotes, carnes frías y quesos, ultramarinos, verduras, así como recargas electrónicas de forma más reciente.

La Valenciana llegó a tener hasta 7 mil productos; “es más, hasta un tornillo podías encontrar en este lugar”, relata el propietario de lo que fuera una de las tiendas de mayor sobrevivencia en la capital veracruzana.

Don Fernando remueve las cajas en donde ha empacado los pocos productos que han quedado y que este lunes remató.

Colocó una amplia lona ilustrada con artículos en la que se lee: Remate y liquidación en toda la tienda, le agradecemos por tantos años de preferencia. La Valenciana. 40 y nos vamos.

“Tenemos 40 años trabajando. Ya no es posible continuar”, cuenta mientras acomoda el aceite al lado de una bolsa de pasta para sopa “eso de poquito quedó del emporio de la Valenciana”, dice, como añorando aquellos 40 años.

Detalla que les es imposible continuar por la situación crítica en la economía a la que también se enfrentan las familias de Xalapa, al considerar que el poder adquisitivo ha ido a la baja.

Ahora a Don Fernando se le dificulta pagar la renta del local, los empleados, la energía eléctrica, agua “haciendo la suma y comparándola con nuestros ingresos, ya no nos permite continuar y estamos perdiendo dinero mes con mes”.

Todo el año ha tenido más pérdidas que ganancias y por esa razón decidió por finalizar a este negocio “ahora nos tenemos que ir a la calle a buscar empleos. Esto es un remate de lo que quedó en la tienda”.

Después de 40 años, dice que se va con mucha satisfacción por ser un campeón, ante la crisis  que actualmente afecta a las tiendas tradicionales.

Y a pesar de que al igual que las tiendas de autoservicio se actualizó, pues también hacía cobros con las terminales bancarias, créditos y hasta vales de despensa, el negocio se fue a la baja.

En los tiempos de bonanza, la tienda empleó a más de seis personas, después redujo a dos hasta quedarse con uno y finalmente bajar las cortinas ante lo insostenible en que se convirtió el negocio.

Tenían dos turnos, pues un empleado abría a las 07:00 de la mañana y concluía a las 16:00 horas y el siguiente turno terminaba hasta las 12:00 de la noche.

“Eran épocas cuando Xalapa tenía dinero, no como ahora que está totalmente quebrado. El gobierno no da suficiente a sus funcionarios, no hay fuentes de trabajo, faltan muchas cosas y no hay poder adquisitivo”.

El nombre de La Valenciana surgió por el apellido de Valencia, aunque para algunos xalapeños lo catalogaban como la tienda de “El español”, incluso le adornaron con los colores similares a la bandera de España.

Aunque relata que sus abuelos son de Michoacán y Sonora, pero Don Fernando nació en el Distrito Federal (DF), pero dice estar orgulloso de este local con el cual logró sostener a dos familias.

Confía que se casó dos veces “tengo hijos en las dos familias y todos los gastos salieron de aquí. Gracias a Dios son trabajadores exitosos y a ninguno le gustó continuar la obra”, explica durante la entrevista al interior del local ya casi vacío.

Mientras mantuvo abierta la tienda, recuerda que jamás fue asaltado “bendito Dios que jamás pasó porque conocíamos a todo mundo. Conocíamos a malandros y no malandros, por eso jamás nos asustaron”, refiere.

Asimismo cuenta que La Valenciana fue la primera tienda en salchichonería fina que abrió en la capital veracruzana, pues se encontraban cortes tipo americano traídos desde Monterrey, 30 años antes que los centros comerciales entraran a ese negocio.

Mientras don Fernando Jesús Valencia recoge y empaca los últimos productos que estaban en los estantes, los vecinos se acercan para agradecer el servicio ofrecido, observan con tristeza las cajas ya empacadas y le dicen adiós a una de las últimas tiendas tradicionales.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here