Por atender el teléfono, padres ignoran a hijos

El grupo teatral “Ese perro está enroscado” crea conciencia entre automovilistas.

Redacción

Xalapa, Ver.- Una niña juega con una pelota, ese objeto esférico que tantas emociones mueve en el mundo. Con el balón en mano, intenta llamar la atención de su padre, un adulto, que con teléfono en mano, la ignora.

El bla, bla, bla, bla, interminable del adulto, domina la escena, ante la figura de la niña que pretende involucrar al padre en el juego. “No, no, no y no”, es la respuesta del hombre enajenado en el móvil, ese artilugio de la modernidad, creado para comunicar, pero que también ha incomunicado.

Se trata de un performance o representación teatral del grupo independiente “Ese perro está enroscado”, que se presenta en el crucero de la Avenida Ruiz Cortines y Mártires 28 de agosto, una zona de gran afluencia vehicular en Xalapa.

Lalo, uno de los actores, explica que se trata de un ejercicio de teatro en donde un monigote gigante o gruñón, que representa al padre, no le hace caso a su hija, que lo invita a jugar con una pelota, porque está metido en el teléfono.

“Es una muestra de cómo la tecnología se convierte en un vicio en un mundo dominado por los adultos y en donde los niños no son escuchados”. También es un mensaje para quienes chatean mientras conducen, poniendo en riesgo su vida y seguridad.

Además de invitar a la convivencia entre padres e hijos, los jóvenes actores crean conciencia de la enajenación que ha causado en nuestra sociedad la tecnología y los teléfonos celulares.

En la actuación, el gruñón intenta comerse la pelota de la niña y al final, ante la insistencia, la niña logra vencer al adulto con su ejercicio lúdico, saltando y gritando de emoción, porque el juego derribó la infranqueable barrera del mundo del adulto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here