EN LA MIRA

SILVERIO QUEVEDO ELOX

LA GUERRA QUE VIENE EN EL PAN

El domingo fue la prueba más evidente del «vacío de poder» que existe en el PAN de Boca del Río.

Y es que después de la derrota sufrida por este partido en la campaña a Gobernador, los alcaldes azules se sienten más «sueltos» y sin «ataduras» al proyecto que pretendía quedarse por lo menos seis años más, con un solo grupo al frente.

Por tal motivo empiezan su caminar ya solos y de alguna manera sin el yugo encima, pero también a ellos en sus demarcaciones, a pesar de que aún faltan 3 años ya los empiezan a «zopilotear», siendo el panismo boqueño donde se está dando el mejor ejemplo.

Sobre todo porque justo en el aniversario del partido celebrado hace una semana la prueba fue con el famoso aplausómetro en donde la militancia presente recibió de manera más cálida a algunos personajes.

Una relación de esta medición se dio entre el diputado local Juan Manuel Unanue y al propio alcalde Humberto Alonso Morelli. Llevándose el primero el mayor nivel del “aplausómetro”. Y dejando al empresario un tanto desconcertado.

Ello sucede justo ahora que el PAN está «noqueado» por la derrota de pasado 1 de julio, y en consecuencia los panistas saben que deben arroparse en sus municipios donde aún son gobierno.

En ese sentido Boca del Río es un caso especial porque de ahí salió el candidato a gobernador y el actual mandatario estatal es parte de su «comarca». Por ello el corazón del albiazul reviste especial importancia.

Pero es precisamente en ese bastión donde también se advierte que el alcalde demuestra poco liderazgo a pesar de tener la nómina y el control de los espacios municipales a su favor. Unanue Abascal por tanto, ya anda por la libre, junto con sus seguidores.

Sin duda la disputa puede agudizarse con la «libertad» que va a tener Humberto Morelli a partir del mes de diciembre cuando los Yunes azules dejen el poder estatal. Una vez sin el control del gobierno del Estado difícil será para quienes forman parte de este clan seguir operando y ostentando la supremacía y hasta soberbia que les da ser también dueños del partido.

Pero también es muy cierto que el que haya un adelantado es significante que Boca del Río tiene bien aceitada la maquinaria y que todo indica que el PAN está en condiciones como partido de retener la alcaldía en el 2021.

El grueso del panismo está en Boca y sobre todo, irritados por los resultados quieren sacarse la espinita. Hay molestia interna quizá por haber perdido la gubernatura pero está claro que esperan los errores de MORENA y quienes entrarán al gobierno a partir del 1 de diciembre para marcarlos inmediatamentey sacar provecho.

Retener así la presidencia municipal de Boca del Río es el objetivo, y seguramente de Veracruz si, como parece, MORENA, no despliega velas y menos se interesa por crear una estructura que contrarreste a este partido como lo hizo el PRI con Salvador Manzur cuando arrebató la alcaldía.

No obstante, el gobierno local actual todavía no despega principalmente porque hay mucha gente que está que trina por la cantidad de obras inconclusas que obstruyen el tráfico en la ciudad.

MUY EN CORTO

LA POSICION DE CUTLAHUAC-YUNES. Parece que al gobernador electo, Cuitláhuac García Jiménez se le olvidó que la campaña ya terminó.

Y si bien constitucionalmente no puede ejercer aún acciones para impedir que el gobierno actual del panista, Miguel Angel Yunes Linares cometa anomalías o como él dice entre otras cosas, se esté despachando en el “año de Hidalgo” o rematando “bienes para clavarse el dinero”, lo menos es dedicarse a discursos de ataques y descalificativos.

Es mejor que los asesores conminen al ingeniero y mandatario electo a que se vayan integrando los expedientes por los abusos que considere se están cometiendo contra el patrimonio de los veracruzanos, pero además desde ahora puede interponer las denuncias respectivas.

Es decir lejos de hablar hay que actuar. La campaña ya terminó, ahora se trata de enmendar y construir un gobierno en favor de los veracruzanos. Y proceder en las instancias respectivas contra quienes estén abusando del poder.

El gobernador electo debe actuar como tal. Elevar el nivel, sin duda.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here